COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Miércoles, 26 enero - 2022 (11:35 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Cuando un casco amarillo irrumpió en la F1
Ayrton Senna: mito mágico e inmortal
El próximo 20 de mayo se prevé el estreno de una película-documental en recuerdo del mítico piloto Ayrton Senna, que hace ya 17 años se fue a un mundo quizá mejor, pero a los millones de admiradores que aún le tienen en su mejor recuerdo les parece que fue ayer.
4 ComentariosImprimir27-10-2010  |  Redacción
AMPLIAR
AMPLIAR
AMPLIAR
Su figura se ha agigantado con el tiempo, erigiéndose en el mito de la F1, no por su trágico tránsito hacia el más allá, sino por el valor de sus hechos deportivos y humanos.

Milton Guirando Theodoro Da Silva, padre de Ayrton, le construyó un kart cuando tenía apenas 4 años, pero no sería sino hasta los 13 cuando pudo competir oficialmente imponiéndose en el kartódromo de Interlagos. A los 18 Senna llega a Europa, donde participa en los mundiales de karting de 1978. Coincide en Le Mans, Francia, con Maximo Olivieri, el mejor piloto de esta especialidad que tuvo Venezuela. El brasileño se ubicó sexto en la cita de La Sarthe, avalado por el triunfo en la edición 1977 del campeonato sudamericano realizado en Uruguay (luego repetiría en 1980), aunque en realidad se trataba de certámenes que sólo reunían a los pilotos de Argentina, Uruguay y Brasil.

A pesar de intentarlo hasta en cinco oportunidades, Ayrton Senna no logra su sueño de consagrarse campeón mundial de karting, en los que siempre defendió la marca italiana DAP que fabricaban los hermanos Parilla. El año 1979 es subcampeón de 100 cc en Estoril. El brasileño gana la final y cuando creía haber conquistado el título le informan que el holandés Peter Koene es el campeón por haber obtenido mejores resultados en las semifinales.

Dispuesto a tomarse la revancha, repite un año después en Nivelles, Bélgica, donde vuelve a ser segundo; en 1981, a pesar de iniciar su campaña ya en monoplazas, culmina cuarto en Parma, Italia, en la nueva clase 135 cc Fórmula K.

"El karting ha sido mi mejor escuela -comentaría años después el propio Senna - Allí aprendí todos los trucos de esta profesión, desde los más simples a los más complejos. La diferencia esencial es la velocidad punta, porque en los karts se llega a 120-130, mientras con un Fórmula 1 se logran los 300 kilómetros por hora. Es ésta la mayor diferencia, porque del resto, las reacciones en curva, la aceleración, las frenadas, los adelantamientos y, en particular, el manejo bajo la lluvia son muy similares. Ambas son sensacionales, pero sólo en un Fórmula 1 puedes sentir la velocidad. Sin embargo, el karting es un deporte sumamente espectacular que te puede proporcionar grandes satisfacciones".

Al karting debió Senna su gran destreza para conducir bajo la lluvia. En cierta ocasión, su hermana comentó que tras perder una carrera de karts debido a la lluvia, Ayrton se pasó varios días intentando conducir en esas condiciones, incluso sin regresar a comer a casa, hasta perfeccionar su técnica.

En aquella época, ya usaba un peculiar casco amarillo con dos líneas, una verde y una oscura diseñado por el famoso pintor de cascos brasileño Sid Mosca.

En 1981 el joven de 21 años decide trasladarse a Inglaterra, la cuna del automovilismo mundial, y de inmediato acuerda con el propietario de la marca Van Diemen, Ralph Firman (el padre del ex piloto de Jordan F1) para conducir uno de sus monoplazas oficiales en la categoría Fórmula Ford 1600 cc. Debuta en Brands Hatch y es quinto, carrera en la que se impone el argentino Enrique "Quique" Mansilla, con récord de vuelta para el mexicano Alfonso Toledano.

En la segunda prueba en Thruxton es tercero y en la siguiente, disputada bajo la lluvia en Brands Hatch, Senna consigue su primer éxito en monoplazas, carrera en la que supera a Alfonso Toledano, bravo volante azteca que nunca lograría derrotar al sudamericano, mientras Mansilla lo pudo hacer apenas en el debut del brasileño. Ayrton es campeón en las series del Royal Automobile Club y del Towsend-Thoresen en las que acumula 12 victorias en 20 participaciones.

En 1982 salta a los Fórmula Ford 2000, que utiliza alerones y neumáticos slicks, novedades que no afectan al pilotaje de Ayrton porque se apunta la asombrosa cifra de 22 triunfos en 28 carreras, con lo cual aniquila a sus rivales adueñándose de las coronas británicas y europeas de la especialidad, siempre al volante de un chasis Van Diemen propiedad de Dennis Rushen's.

1983 supone el tercer y definitivo paso hacia la F1: la Fórmula 3 de Inglaterra y en sus primeras nueve participaciones subió al escalón más alto del podio en un Ralt Toyota de la poderosa escuadra West Surrey. Sin embargo, el inglés Martin Brundle no dejó que la cabalgada de Ayrton fuera tan sencilla y la corona se decidió en la última ronda a favor, cómo no, del brasileño. Se adjudicó 12 de las 20 mangas y en noviembre viajó a Macao para llevarse el clásico asiático en su primera versión con monturas de F3, superando al colombiano Roberto José Guerrero, que en las últimas dos temporadas había competido en F1 con el equipo Ensing.

En el balance de sus primeras tres temporadas en el automovilismo antes de debutar en la F1, Ayrton Senna dejó una hoja de servicios asombrosa: 70 carreras, 48 victorias, 34 pole position y 50 récords de vuelta rápida así como cinco títulos como campeón.

25 de marzo 1984, el debut en la F1
Después de esa meteórica trayectoria en el automovilismo europeo, que lo vio consagrarse de manera ininterrumpida en todas las categorías en las que participó entre 1981 y 1983. Ayrton Senna no podía recibir mejor regalo por su vigésimo cuarto cumpleaños, celebrado el 21 de marzo, porque materializaba su aspiración de debutar en la máxima categoría.

El equipo inglés Toleman comenzaba su cuarto año en la F1 y renovó por completo su formación de pilotos, al reunir al prometedor Ayrton Senna junto al venezolano Johnny Cecotto, de 28 años, quien once meses antes había logrado un punto en su segunda carrera en la Fórmula Uno en un modesto Theodore Ensing, escuadra que penó la mayor parte de la temporada 1983 por la carencia de presupuesto y de resultados, lo que no impidió a Cecotto recibir elogios de la crítica y en especial del brasileño Emerson Fittipaldi, quien lo consideró como el mejor debutante.

El equipo Toleman presentaba el modelo TG183 evolución B con radiadores ubicados en los alerones delanteros, chasis diseñado por el sudafricano Rory Byrne (que después fue ingeniero de Ferrari), impulsado por el motor 4 cilindros Hart con turbo. El propietario de la formación era el británico Ted Toleman, multimillonario amante de la competición. En 1980 lograba el título europeo de Fórmula 2 gracias al veterano Brian Henton, formando con otro británico, Derek Warwick, pareja que hizo su debut en F1 la temporada siguiente, en la que apenas lograron clasificarse en una carrera debido al pobre rendimiento del vehículo.

Después de tanto rodar por diversos países, está era la presentación de Ayrton Senna da Silva ante sus paisanos los mandos de un monoplaza. La temporada 1984 de Fórmula 1 comenzaba en Río de Janeiro y setenta mil almas abarrotaban el circuito de Jacarepaguá, donde el joven Ayrton se convertía en el décimo cuarto brasileño compitiendo en la máxima categoría, la cual tenía al ídolo local Nelson Piquet como vigente campeón al volante de un Brabham BMW.

Desilusión bajo el sol carioca
No fue precisamente un inicio positivo el de Ayrton Senna en la máxima categoría. Las clasificatorias se disputaban en doble tanda cronometrada el viernes y el sábado. En la primera, cunde la alarma en el equipo, porque tras apenas rodar unos kilómetros los neumáticos Pirelli comenzaban a degradarse. Se trataba de una partida de gomas defectuosas. El sábado, solventados los problemas de los neumáticos, Senna mejora tres segundos y obtiene el 16º crono con tiempo de 1'33"525 convirtiéndose el mejor debutante. La descalificación del alemán Manfred Winkelhock, ATS-BMW, que había conseguido el 15º registro, le permitió a Senna ganar un puesto, partiendo en la novena fila.

La pole position quedaba en poder del italiano Elio De Angelis en un Lotus Renault con registro de 1'28"392, seis décimas más veloz que el italiano Michele Alboreto en un Ferrari modelo C4. Los más de cinco segundos de diferencia que separaban de la cabeza a los Toleman de Senna y el venezolano Cecotto evidenciaba la enorme desventaja que tenían los motores Hart de 1.5 litros con turbo frente a los Renault, Ferrari, Honda, Tag o BMW, propulsores que entonces desarrollaban más de 700 caballos, mientras los Hart no superaban los 640, con los venerables 8 cilindros Cosworth de 3000 cc atmosféricos que hacían sus últimos esfuerzos y lograban alcanzar los 580 CV.

El día de la carrera, con cielo despejado y temperaturas cercanas a los 40ºC a la sombra, los aficionados brasileiros sufren la primera decepción cuando el Brabham-BMW de Nelson Piquet se queda clavado en la parrilla de salida, idéntico problema sufre el Toleman-Hart de Johnny Cecotto, si bien ambos son rápidamente empujados por los comisarios de pista que les permiten reincorporarse al final del pelotón.

Ayrton Senna logra avanzar tres posiciones, pero de inmediato empieza a sufrir la debilidad de los frágiles turbos Holset, y en la octava vuelta debe abandonar. Su mejor vuelta la dio 1'42"286, frente al récord del francés Alain Prost en un McLaren-Tag Porsche con un crono de 1'36"499.

Para las crónicas, el primer líder del GP de Brasil 1984 fue Michele Alboreto, pero los frenos del Ferrari lo traicionaron en la vuelta 14, relevándole el austriaco Niki Lauda hasta el giro 38, cuando el motor lo dejó en medio de la pista, lo que aprovechó el inglés Derek Warwick para encaminarse hacia su primera victoria al volante de un Renault, pero la rotura de suspensión a diez vueltas del final dejó servido el triunfo para Alain Prost. Fue el primero de los siete éxitos del francés en la temporada, si bien de poco le valdrían para superar a su compañero Niki Lauda, quien lograría su tercer título mundial por la exigua ventaja de medio punto.

Senna emerge bajo la lluvia de Mónaco
En la segunda prueba. disputada en Sudáfrica, Ayrton Senna logra cruzar la meta en el sexto lugar a dos vueltas del vencedor Alain Prost, con lo cual consigue en la segunda participación su primer punto en la F1. A partir de ahí se inicia una historia repleta de éxitos para el piloto brasileño, la que culminaría abruptamente un 1 de mayo de 1994 en el muro exterior de la curva Tamburello de Imola, en Italia, exactamente una década después de haber sufrido en ese mismo trazado la primera y única no clasificación en su carrera deportiva. Sucedió que Toleman llegaba al GP de San Marino en claro enfrentamiento económico con Pirelli. El viernes no salen a la pista y hasta el sábado no reciben los neumáticos. La primera sesión bajo la lluvia retrasa a todos los participantes. Senna no conoce el trazado en el corazón de la Emilia Romagna y en la segunda y definitiva tanda, sufre problemas con el turbo y no logra clasificarse. A partir de la siguiente carrera Toleman calzaría neumáticos Michelin.

Fue una de las pocas decepciones de Senna en aquella temporada, disgusto que borró en las calles de Montecarlo cuando alcanzó el memorable segundo lugar bajo una lluvia torrencial, posición que incluso pudo ser el primero si no deciden detener la carrera en la vuelta 31. El propio Alain Prost confesó en esa carrera que si hubiese llegado Ayrton a alcanzar su coche, le hubiese dejado pasar, ya que Senna ese año no tenía opciones mínimas de disputarle el título. Aquí se empezaba a forjar la leyenda de Ayrton Senna como figura emergente de la F1.

Para que muchos jóvenes aficionados de hoy comprendan lo que significaba correr entonces y de los peligros que encerraban las carreras (minimizados en el presente gracias a las fabulosas medidas de seguridad tanto en los coches como en los circuitos) de aquella formación de 27 participantes en el inicio de la temporada 1984, cinco de ellos encontrarían la muerte en las pistas: los germanos Manfred Winkelhock y Stefan Bellof en los prototipos Porsche 962 del Grupo C en la temporada 1985. El italiano De Angelis en un Brabham-BMW en 1986. El propio Ayrton Senna en 1994 con el Williams-Renault y el italiano Michele Alboreto en un prototipo Audi en la temporada 2002. También resultarían seriamente lesionados el venezolano Johnny Cecotto en la misma temporada 1984, el francés Jacques Laffite, doce meses después en la misma pista de Brands Hatch y el suizo Marc Surer en 1986, cuando competía en un rallye en Alemania. Si bien lograron recuperarse, ninguno de ellos retornaría a la máxima categoría.

Una trayectoria meteórica
La temporada 1985 se integró en el equipo Lotus donde, logrando seis victorias en tres temporadas, y luchó por el campeonato en 1987 gracias a Satoru Nakajima, que bloqueaba los coches que le querían adelantar, y a veces, este presionaba a los Williams tanto cuando era doblado, como cuando iba por delante de ellos. A pesar de los grandes esfuerzos del equipo, perdió el campeonato en Jerez. Curiosamente Satoru Nakajima fue uno de sus mejores amigos en la Fórmula 1, se respetaban mucho.

Ganó su primera carrera en 1985 en el Circuito de Estoril, en Portugal, por supuesto bajo una lluvia torrencial, evidenciando que Senna era todo un especialista en correr bajo lluvia, siendo capaz de correr en suelo mojado con neumáticos de seco, como se demostró en el Gran Premio de Bélgica de 1992.

Senna también demostró la falta de piedad en la pista con sus rivales, como ocurrió en el Gran Premio de Japón de 1990 donde golpeó el coche de Alain Prost, quedando los dos pilotos fuera de carrera. Un año antes en 1989, en este mismo circuito, también habían colisionado, en la curva Casio, Senna intentaba adelantar a Prost y los dos monoplazas colisionaron. Prost se retiró de la carrera pero Senna continuó, adelantó a Nanini y se alzó con la victoria para posteriormente ser descalificado por los comisarios deportivos debido a que después del choque se saltó la chicanne.

A pesar de esto, Ayrton Senna fue considerado como uno de los pilotos con más talento, inteligencia y carisma en la historia del automovilismo. Pocos pilotos en la Fórmula 1 pudieron establecer una relación tan estrechamente íntima, personal y cercana con sus coches de carreras. Prueba clara de ello fue el Gran Premio de Europa de 1993 disputado en el circuito de Donington Park bajo lluvia, en el que Senna partía de la segunda fila con el McLaren MP4/8 y adelantó en la primera vuelta a los pilotos que le precedían, nada menos que Michael Schumacher, Damon Hill y el campeón de aquella temporada, Alain Prost. En esta carrera, Senna dobló a todos los pilotos excepto a Damon Hill.

Accidente mortal
Durante el Gran Premio de San Marino de 1994, en Imola el 1 de mayo de 1994, a la altura de la famosa curva de Tamburello, en la vuelta número 7, tras un aparatoso accidente en la salida y al reanudarse la carrera, el monoplaza Williams Renault FW16 de Ayrton Senna se estrelló contra el muro de contención, a 216 km/h, en un ángulo de 22°, mientras una barra de la suspensión atravesaba la visera y le ocasionaba fracturas en el cráneo con pérdida de masa encefálica.

Tras el accidente, Senna, con serias heridas en el cráneo, yacía inconsciente mientras la carrera era abortada y las asistencias médicas se acercaban hasta el vehículo. Fue necesario hacerle una traqueotomía en el mismo circuito hasta que, minutos más tarde, fue trasladado en helicóptero al hospital de Maggiore de Bolonia, donde permaneció en coma algunas horas. Poco después se produjo su muerte. Esa carrera la acabaría ganando Michael Schumacher.

Mucho se ha discutido acerca de la causa del accidente y del motivo de su muerte. Posteriormente fue comprobado, mediante examen en un microscopio electrónico que realizó el presidente de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Bolonia, Enrico Lorenzini, que la columna de dirección (que estaba rota), tenía signos claros de fatiga del metal, y que se quebró antes del choque, lo que produjo que el Williams del brasileño, mientras negociaba la curva de Tamburello, de repente siguiera derecho hacia el muro.

En estudios posteriores se ha deducido que la causa real del accidente no fue la rotura de la dirección. Unas vueltas antes del fatal accidente había salido el coche de seguridad y en aquella época eran coches de calle, debido al poco ritmo de dicho coche de seguridad, las ruedas de los monoplazas se enfriaron y perdieron presión, lo que provocó que el coche de Senna tocase el suelo antes de la curva de Tamburello y saliese despedido. Cabe también decir que lo que acabó con la vida de Ayrton no fue la desaceleración brutal, que resistió, sino el daño que sufrió en la cabeza a causa de una barra de suspensión.

Dolor y conmoción
Su ataúd fue llevado por las calles de São Paulo en un coche de bomberos, seguido por más de dos millones de personas. Fue enterrado, con honores de jefe de Estado, en el Cementerio de Morumbí, de dicha ciudad brasileña. A su funeral acudieron pilotos de la talla de Jackie Stewart, Alain Prost, Emerson Fittipaldi, y Ron Dennis.

Ayrton dejó un legado de compañerismo y admiración entre sus compañeros pilotos. En el Gran Premio de Italia de 2000, cuando en la rueda de prensa de Michael Schumacher le dijeron que había conseguido igualar el número de victorias de Senna, el piloto alemán no pudo aguantar y se echó a llorar. Este le pasó el turno de hablar a Mika Häkkinen y sólo pudo decir "Que continúe Ralf". Después cuando le tocó otra vez hablar, tampoco pudo aguantar y se echó a llorar otra vez.

La lección aprendida del accidente cambió el deporte del motor profundamente, sin duda la muerta de Ayrton Senna ha contribuido a salvar muchas vidas desde entonces.

Homenajes
Además de las múltiples ceremonias que rememoran a Senna, también se ha hecho una estatua de él en Imola. En el circuito de Interlagos hay una curva en forma de "S" que recibe el nombre de "S de Senna". Y en Brasil hay una carretera muy importante en San Pablo que tiene su nombre, así como múltiples parques y monumentos con el nombre del tricampeón mundial en todo Brasil.

Actualmente en todos los Fórmula 1 que fabrica Williams llevan en el alerón delantero la "S" de Senna, bien adelante donde le gustaba estar a Ayrton.

En la curva Tamburello (donde murió) la parte de atrás del muro tiene banderas, nombres de fanáticos de todas las partes del mundo, y otros recuerdos más, como flores y fotos. Todos los años una multitud de aficionados van al muro a rendirle homenaje.

La fundación
En enero de 1994, se creó el personaje de dibujos animados "Senninha", en la ceremonia estuvo presente el propio Ayrton. Después se fundó el Instituto Ayrton Senna, que se encarga de ayudar a niños desfavorecidos en Brasil con proyectos educacionales, deportivos, medioambientales y de salud. La imagen de "Senninha" está en cuadernos escolares, camisetas, juguetes, etc. En la que gran parte de esas ventas van a los proyectos del Instituto.

El lema de la fundación es "todos tienen el potencial para ser un vencedor", en clara alusión de darle la posibilidad de desarrollar sus potencialidades a los niños que no poseen medios económicos en su amado Brasil. Todos los años se realiza una maratón en São Paulo en la que se recauda fondos, organizada por la misma fundación que preside su hermana Viviane. La maratón recibe como nombre "Ayrton Senna Racing Day" y es un evento de máxima importancia en Brasil.

GRANDES PREMIOS GANADOS
• 6 GP de Mónaco (1987-1989-1990-1991-1992-1993)
• 5 GP de Bélgica (1985-1988-1989-1990-1991)
• 5 GP de Estados Unidos (1986-1987-1988-1990-1991)
• 3 GP de San Marino (1988-1989-1991)
• 3 GP de Alemania (1988-1989-1990)
• 3 GP de Hungría (1988-1991-1992)
• 2 GP de España (1986-1989)
• 2 GP de Canadá (1988-1990)
• 2 GP de Japón (1988-1993)
• 2 GP de Italia (1990-1992)
• 2 GP de Brasil (1991-1993)
• 2 GP de Australia (1991-1993)
• 1 GP de Portugal (1985)
• 1 GP de Reino Unido (1988)
• 1 GP de México (1989)
• 1 GP de Europa (1993)
Página 1 de 1   
Comentarios · 4
4 · Orlando Yánez 27-04-2020 11:59 h.
Muy bonita esta historia que nos la recuerda con todos sus datos Juan José , hay una frase de Ayrton Senna que decia " Mis rivales no me quieren porque mi pecado es ser veloz "
3 · Ángel 26-04-2020 20:51 h.
Tuve la suerte de haberle conocido me firmo un autógrafo con su foto y estuvo muy simpático y afable con todas las personas que pasaron por él están grande un mito que descanse en paz siempre te recordaremos
2 · rogelio 26-02-2013 02:14 h.
Buena informacion de Ayrton Senna
1 · Farolillo Rojo 27-10-2010 07:37 h.
Felicidades por este artículo que me ha transportado al fatídico día en el que la F-1 perdía a uno de sus grandes. Nos reunimos en casa de Mario Melián (por aquella época piloto oficial de Juan Armas Canarias) en Puerto del Rosario, varios pilotos y copilotos majoreros, para ver la carrera y desgraciadamente fue un momento muy trágico para todos los que aquel día nos reunimos a ver la carrera.
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia