COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Martes, 19 octubre - 2021 (18:37 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Audi R8 Spyder 5.2 FSI quattro
Fascinación dinámica de un atleta
Audi incorpora un nuevo modelo a la gama de su deportivo de altas prestaciones R8: pisando los talones del R8 Spyder 5.2 FSI quattro entra en escena otro modelo equipado con un motor V8, se trata del 4.2 FSI que entrega 430 CV y permite acelerar de 0 a 100 km/hora en 4,8 segundos, pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 299 km/hora. El propulsor está acoplado a un cambio secuencial manual R-tronic. La tracción integral permanente quattro forma parte del equipo de serie.
0 ComentariosImprimir07-07-2010  |  Redacción
AMPLIAR
AMPLIAR
El propulsor 4.2 FSI también se utiliza con estas especificaciones en el R8 Coupé. Con una cilindrada de 4.163 cc, esto supone una potencia específica de 103,2 CV por cada litro. El régimen máximo de giro está limitado electrónicamente a 8.250 rpm, genera 430 Nm de par máximo en el cigüeñal entre 4.500 y 6.000 rpm, con al menos el 90 por ciento de esa cifra disponibles entre 3.500 y 7.500 rpm.

La alimentación se efectúa con el sistema de inyección directa de gasolina FSI característico de Audi. El common rail inyecta el combustible a presiones de hasta 120 bares. La mezcla de aire y combustible ejerce un efecto de remolino en la cámara de combustión, que enfría las paredes de los cilindros. Esto permite utilizar una relación de compresión elevada, de 12,5:1, para incrementar el rendimiento y la eficiencia. Las 32 válvulas son accionadas mediante balancines de rodillos a través de cuatro árboles de levas, cada uno de los cuales puede decalarse hasta 42 grados respecto al movimiento de rotación del cigüeñal. Tanto los árboles de levas como el resto de elementos auxiliares se accionan a través de una cadena que no necesita mantenimiento, situada por la parte trasera del motor.

El motor 4.2 FSI respira a través de conductos de aluminio de alta velocidad de 23 centímetros de longitud, integrados en el doble sistema de admisión. La cámara de admisión está realizada en material plástico. En las entradas a los conductos de admisión se integran unas mariposas accionadas por vacío y controladas por el sistema de gestión del motor, que provocan un movimiento rotatorio del aire de admisión (conocido como "tumble") que aumenta la eficiencia del proceso de combustión.

El doble sistema de escape cuenta con dos salidas, sus componentes y las tuberías del colector se han diseñado para una baja presión de retorno, y son muy ligeros. Unas mariposas en cada una de las salidas de escape se abren para cargas elevadas y altas revoluciones, proporcionando un sonido más lleno.

El V8 4.2 FSI atmosférico es un motor de altas prestaciones que bien podríamos encontrar en competición. Proporciona una experiencia de conducción cautivadora, con una respuesta al acelerador instantánea y gran capacidad para subir de vueltas mientras emite un especial sonido musical.

Las prestaciones indicadas son aplicables tanto en la versión de cambio manual como para la transmisión R-tronic, con unos consumos medios respectivos de 14,9 y 13,9 litros/100 km.

De serie equipa un sistema de recuperación que aprovecha la energía que se produce en las frenadas. La bomba de aceite del sistema de lubricación en seco funciona bajo demanda, con diferentes fases de succión y descarga, según las necesidades de operación.

Dos opciones de cambio y tracción total
El Audi R8 Spyder 4.2 FSI quattro está equipado de serie con una caja de cambios manual de seis velocidades, acoplada a un compacto embrague de doble disco, que permite cambios de marcha fáciles y extremadamente precisos, con unos recorridos muy cortos. La palanca está realizada de aluminio pulido, y la rejilla es de acero inoxidable.

Opcionalmente está disponible con el cambio R-tronic, una eficiente transmisión secuencial de seis velocidades en la que las órdenes de cambio se transmiten electrónicamente; un sistema hidráulico se encarga de los cambios de marchas, y también acciona el embrague. El R-tronic ofrece un modo de funcionamiento manual y otro automático. Ambos permiten al conductor elegir entre dos programas de cambio.

En modo manual el conductor puede cambiar de marcha utilizando la palanca situada en el túnel central o las levas ubicadas en el volante. Para revoluciones y carga alta, los cambios de marcha se llevan a cabo en menos de una décima de segundo. El programa Launch Control asegura un arranque óptimo desde parado. Controla el régimen de giro del motor y el acoplamiento del embrague para que el biplaza descapotable acelere con el grado de patinamiento adecuado.

La tracción integral permanente quattro reparte la potencia del motor a las cuatro ruedas. Junto al diferencial autoblocante trasero, proporciona un altísimo nivel de agarre, estabilidad, velocidad de paso por curva y precisión.

Debido a su configuración de motor central, el sistema de tracción a las cuatro ruedas en el R8 Spyder cuenta con un diseño especial. La transmisión, que está montada detrás del motor V8, instalado en posición longitudinal, cuenta con una conducción auxiliar para el árbol de transmisión, que pasa por el motor hacia la parte delantera del vehículo. Aquí, en el eje delantero, un embrague viscoso se encarga de la distribución de la fuerza. Durante una conducción normal, la distribución de la carga entre los ejes es de aproximadamente un 15 por ciento para las ruedas delanteras y un 85 por ciento a las traseras. Si las ruedas traseras comienzan a patinar, se envía de forma inmediata un 15 por ciento adicional de la fuerza al eje delantero. El diferencial autoblocante posterior mejora la dinámica de conducción. Está tarado al 25 por ciento de bloqueo en aceleración, y al 45 por ciento en retención. Si una de las ruedas de cualquier eje patinara, se frenaría gracias a la actuación del diferencial electrónico EDS.

Proporciones dinámicas
Con una longitud de 4,43 metros de largo, una anchura de 1,90 metros y una altura de 1,24 metros, el R8 Spyder 4.2 FSI quattro tiene una presencia poderosa en la carretera: ancho, bajo y como si estuviera preparado para salir catapultado hacia adelante. Sus dinámicas proporciones, el escultural diseño y el habitáculo situado en una posición muy adelantada y con un parabrisas muy plano realzan visualmente el concepto de motor central. Las bien dimensionadas tomas de aire verticales parecen esculpidas en los laterales, y el contorno de la zaga forma una potente silueta ondulada por encima de los pasos de rueda.

Dos canalizadores con forma de arco en el capó motor acabadas en un brillante color plateado otorgan a la zaga un aspecto potente. Van desde la parte posterior de los reposacabezas hasta el inicio del spoiler trasero, y cada una incluye seis entradas de aire integradas. Entre ellas, se sitúa otra generosa salida para la ventilación.

Los faros incluyen tecnología punta de alto nivel, tanto en los faros de xenón plus de serie como en el caso de los faros LED opcionales, que utilizan diodos luminosos para todas las funciones. La forma de sus reflectores recuerda al caparazón abierto de un molusco, y las luces de día se muestran como una banda homogénea que se extiende a lo largo del borde inferior del faro. Una de las mayores innovaciones de Audi, las ludes LED, tienen una temperatura de color muy similar a la luz diurna, lo que hace más fácil conducir por la noche. Y esto viene acompañado con una elevada vida útil y un consumo de energía extremadamente reducido.

La zaga equipa grupos ópticos con tecnología LED de serie. El sistema de escape termina con dos salidas independientes y dobles. El spoiler trasero, que se despliega automáticamente al alcanzar los 100 km/h, y el carenado especial de los bajos generan un empuje descendente que pegan literalmente el vehículo al asfalto. Con un coeficiente aerodinámico de 0,37 y una reducida superficie frontal de 1,99 metros cuadrados, este biplaza de se desliza con facilidad a través del viento.

Capota textil
Esta es una solución clásica típica en Audi y que no presenta compromisos para un deportivo de alto rendimiento. El techo de lona pesa unos 42 kilogramos, lo que mantiene a raya el peso total del vehículo, así como un bajo centro de gravedad. Cuando está abierto, el techo apenas roba espacio, y su diseño resulta armonioso cuando está cerrado, deslizándose hacia la parte trasera en dos delgadas y elegantes aletas que configuran un contorno similar al del techo rígido del R8 Coupé.

La capa exterior de la capota está realizada en un tejido textil impermeable. Un revestimiento interior cubre el armazón, realizado en su mayor parte en fundición de aluminio y magnesio. La capota de lona resulta completamente operativa para circular a altas velocidades. Conduciendo a velocidades moderadas con el techo puesto, el nivel de ruido en el interior del R8 Spyder apenas es más alto que en el Coupé.

El techo de lona cuenta con un accionamiento electrohidráulico que utiliza un sistema de actuadores, bisagras y ganchos para abrir y cerrar la capota en apenas 19 segundos, incluso en marcha, siempre que no se superen los 50 km/h de velocidad. Cuando el techo está abierto, la capota, de 1,7 metros cuadrados de superficie, se pliega en forma de Z en un compartimento específico situado por encima del motor. La cubierta del compartimento para ocultar la capota está fijada a dos bisagras de siete articulaciones. La precisa coordinación de movimientos de estos dos componentes es un auténtico placer para la vista.

La luneta trasera calefactable es independiente de la capota, y se encuentra introducida en el mamparo que divide el habitáculo del compartimento del motor. Se puede subir y bajar presionando un interruptor, tanto con la capota abierta como cerrada. De serie se ofrece un cortavientos adicional, que se acopla en el mamparo detrás de los asientos con dos sencillas maniobras, y mantiene el habitáculo a salvo de corrientes de aire hasta velocidades cercanas a los 200 km/h.

En el mamparo divisorio se integra el sistema de protección en caso de vuelco, formado por dos fuertes perfiles de aluminio que se encuentran pretensados mediante resortes, y que se despliegan en apenas 0,2 segundos en caso necesario. Ante una colisión lateral, los airbag laterales de cabeza y tórax alojados en los respaldos de los asientos protegen a los pasajeros, que también quedan protegidos de un choque frontal con los airbag delanteros de gran tamaño. En caso de una colisión por alcance, el sistema integral de apoyacabezas de Audi reduce el riesgo de que se produzcan lesiones cervicales.

La fiera domesticada
El R8 Spyder 4.2 FSI quattro se comporta en curvas de forma espontánea, casi reflexiva, y las negocia con una compostura estoica. El límite está muy alto, y resulta fácilmente controlable. La dirección de cremallera con asistencia hidráulica transmite al conductor con precisión todo lo que sucede en el asfalto. Con una desmultiplicación de 16:1, presenta un tacto directo y deportivo, pero nunca nervioso en su respuesta.

El reparto de pesos es de 43/57 entre los ejes delantero y trasero. Los brazos triangulares dobles de las suspensiones -configuración procedente de la competición- están forjados en aluminio. Los cojinetes de metal y goma trasladan las fuerzas laterales a la carrocería con precisión, y garantizan al mismo tiempo una óptima elasticidad longitudinal. El ajuste elegido proporciona un destacable confort.

Como opción, se ofrece el sistema de amortiguación adaptativa Audi magnetic ride. Este sistema se basa en los efectos que produce la aplicación de un campo magnético en los amortiguadores, para ajustar su respuesta en apenas milisegundos y adaptar su grado de firmeza al estilo de conducción. Se puede elegir entre dos modos de funcionamiento. En cambios rápidos de apoyo y en frenadas, la unidad de control reduce el cabeceo y el balanceo de la carrocería incrementando la rigidez de los amortiguadores de forma individual para cada rueda.

El R8 Spyder 4.2 FSI quattro monta llantas de 18 pulgadas equipadas con neumáticos en medida 235/40 en las ruedas delanteras y 285/35 en las traseras. El control de presión de los neumáticos forma parte del equipamiento de serie, y de forma opcional Audi ofrece llantas de 19 pulgadas en distintos diseños, monocromo o bicolor, pulidas o con acabado titanio.

Las ruedas albergan un potente equipo de frenos con discos de 365 milímetros de diámetro en el eje delantero y de 356 milímetros en el trasero. Para una rápida disipación del calor, los discos son ventilados y perforados, y están compuestos de dos piezas, el anillo de fricción y el cubo de aluminio, unidos entre sí mediante pernos de acero inoxidable.

Unas pinzas de ocho pistones pintadas en negro muerden los discos delanteros, mientras que en el eje trasero las pinzas son de cuatro pistones. Las llantas de 19 pulgadas opcionales pueden equipar también de forma opcional discos de freno carbocerámicos, que resultan extremadamente ligeros, robustos, duraderos, y resistentes a la corrosión.

El sistema de control de estabilidad posee una configuración especial Con sólo pulsar un botón, se puede activar un modo de funcionamiento deportivo que permite un sobreviraje excitante pero seguro cuando se acelera mientras se traza una curva. Junto con el control de tracción, el ESP puede desactivarse por completo, para una conducción dinámica.

Tres son los puntos fuertes que caracterizan el interior del Audi R8 Spyder 4.2 FSI quattro: la calidad sin compromisos en lo que se refiere a la utilización y acabado de los materiales; el generoso espacio disponible; y su alto grado de practicidad.

Interior ergonómico y deportivo

Tanto el conductor como el pasajero pueden encontrar la posición ideal en los asientos deportivos con sus pronunciados apoyos independientemente de su talla. El aro del volante multifunción forrado en cuero está achatado en su parte inferior. La visibilidad es buena, gracias a unos estrechos montantes delanteros que optimizan el campo de visión hacia adelante. Otra de sus ventajas para la utilización en el día a día es el maletero, con una capacidad de 100 litros bajo el capó delantero. Tras los asientos se monta una caja portaobjetos con tres departamentos.

El monoposto, un elemento en forma de amplio arco, rodea la consola central interior, que está orientada hacia el conductor. Los diversos controles están posicionados de forma clara y lógica; el sistema automático de aire acondicionado se ha adaptado especialmente a los requisitos de un vehículo descapotable. El sistema de información al conductor integra un cronómetro con función laptimer que permite registrar el tiempo por vuelta en circuito. La mayor parte del interior está acabada en un deportivo y moderno color negro; muchos controles resplandecen con su acabado en aluminio.

Entre las especificaciones que incluye el equipamiento de serie se encuentran los asientos tapizados en piel y alcántra, los umbrales de las puertas en aluminio, el equipo de audio con siete altavoces, los faros de xenón plus, las luces traseras con diodos LED, el aire acondicionado automático, el sistema de alarma, la capota automática, el sistema de protección antivuelco y el deflector cortavientos.

Audi también ofrece una selección de equipamientos de alta calidad, como los asientos eléctricos, un paquete de iluminación interior, asistente para el arranque en pendiente, un juego de maletas y el asistente para las luces de carretera. La tapicería de los asientos está coloreada con pigmentos especiales que reflejan los rayos infrarrojos de la luz solar, reduciendo así la temperatura en el interior del habitáculo.

Opciones multimedia
En este apartado se incluye un excelente equipo de sonido Bang & Olufsen con 450 vatios de potencia, el sistema Audi Music Interface que permite una fácil conexión de reproductores externos y la preinstalación para teléfono móvil Bluetooth. El sistema de navegación plus se caracteriza por la lógica de manejo MMI y por la pantalla de 6,5 pulgadas en alta resolución, que puede combinarse con una cámara de vídeo trasera.

Una atractiva novedad de Audi es el micrófono para el dispositivo de manos libres integrado en el cinturón de seguridad y el sistema de conversación, que permite hablar por teléfono incluso con la capota abierta conduciendo por autopista. Ambos cinturones alojan tres micrófonos pequeños de forma plana. Con el cinturón puesto, al menos uno de ellos siempre queda en una posición ideal respecto al locutor. Además, en el marco del parabrisas se ha instalado un cuarto micrófono.

Los más individualistas pueden elegir entre una amplia gama de opciones exclusivas de personalización, muchas de ellas propuestas por quattro GmbH. Entre ellas se incluye el tapizado interior en diferentes tonos y colores, pedalier de aluminio, el paquete de fibra de carbono para el exterior, inserciones en carbono acabadas en negro piano, Alcantara para el techo y el revestimiento del compartimento del equipaje, y un juego de maletas hecho a medida.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia