COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Domingo, 4 diciembre - 2022 (11:03 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Salón del Automóvil de Madrid, seriamente tocado por la crisis
En el Salón del Automóvil de Madrid se repite la misma historia vivida el pasado con el Salón de Barcelona: corre serio peligro su celebración ante la desbandada de expositores que, en tiempo de grave crisis, no están dispuestos a afrontar los cuantiosos gastos de un certamen cuya repercusión es mínima o inexistente en términos reales y profesionales.
1 ComentariosImprimir26-04-2012  |  Juan J. Alonso
Profesionalmente estas muestras del automóvil ya no tienen sentido, pues los propios fabricantes se han ocupado de divulgar “urbi et orbe” todas sus primicias, incluyendo completos dossiers informativos de prensa con todo tipo de datos técnicos, fotografías, así como elaborados vídeos. La contemplación en vivo de la novedad en el salón de turno ya no tiene valor informativo, pues la labor se limitará a obtener una fotografía decente técnicamente junto a la modelo de turno con su sonrisa plastificada y pose de aire cansino por repetida, lo que tampoco es fácil dada la barroca y pésima iluminación. En algunos casos el “destape” del automóvil -no de la modelo- viene precedido del discurso del CEO correspondiente, acompañado de un coffee break, que los tiempos no están para otros dispendios, y además la sobriedad -real o fingida- otorga una aureola de austeridad que vende muy bien en los momentos actuales, donde priman los mínimos en todos los aspectos.

Los fastuosos salones, aderezados para los plumillas con ostras vivas y Moët & Chandon, ya son historia de un pasado glorioso, cuando las abultadas carpetas de prensa se complementaban con excepcionales fotografías, auténticas obras de arte dignas de ser coleccionadas. Hoy las técnicas en materia informativa son una bendición para los periodistas del motor, que antes pateaban el recinto de turno con un carrito de la compra para transportar la pesada carga de tanto y tanto catálogo. Hoy los pendrive y la fotografía digital nos han liberado de tan penosa labor, sobre todo en épocas calurosas. Hubo ocasiones en que la carga informativa pasaba de los 30 kg, también es cierto que las marcas colaboraban regalando carritos o haciéndose cargo del envío por mensajería del safari informativo...

Hoy las cosas son distintas, en el salón ya no hay glamour, las únicas novedades reales son las de algún carrocero o constructor artesano que no tiene departamento de prensa, o con un mailing muy limitado. Por lo tanto, las marcas generalistas no tienen nada novedoso que ofertar en sus costosísimos stands, incluso días antes se encargan de facilitarnos una amplia documentación.

De este modo, el salón queda convertido en un show light cuyo destino principal pasa a ser el de las visitas escolares y la distracción familiar del fin de semana, con el desencanto de la chiquillería porque no hay regalos, ni catálogos, ni tan siquiera un miserable pin. Por lo tanto los cuantiosos gastos que conlleva la presencia en un salón no llegan a compensar mínimamente ni la repercusión en imagen ni en volumen de negocio.

El año pasado, ante la masiva ausencia de marcas, la Fira de Barcelona terminó cediendo gratuitamente los stands, mientras la Generalitat ofrecía una serie de alicientes económicos. De este modo se llegó a celebrar un salón de mínimos.

Si retrocedemos dos años, el Salón de Madrid se convirtió en algo así como una “muestra ecológica del automóvil”, que constituyó un sonado fracaso en todos los aspectos, sobre todo para el gran público, que no está preparado para estos ejercicios tan tecnológicos como carentes de practicidad. El amargo retrogusto de 2010, las elevadísimas tarifas que aplica IFEMA a los expositores y la actual coyuntura económica están poniendo tan en peligro el próximo Salón del Automóvil de Madrid que su celebración está totalmente en el aire.

Faltando solo dos meses para la celebración de la muestra madrileña, son numerosas las marcas que han confirmado su ausencia del evento, por ejemplo todas las del Grupo Volkswagen (VW, Audi, Skoda y Seat además de Porsche, Bentley y Lamborghini) que se suman a General Motors, Ford, Nissan, Opel, Toyota, Kia, Renault, Peugeot y Citroën, que también han preferido quedarse en casa, bajo el lógico convencimiento de que el elevado costo de su asistencia es, en los momentos actuales, totalmente prescindible.
Página 1 de 1   
Comentarios · 1
1 · Colega que fui 27-04-2012 18:38 h.
También en los últimos años los salones se estan portado muy malamente con la prensa, y ahora recogen aquello que sembraron.
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia