COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Jueves, 18 agosto - 2022 (06:31 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Fiat Freemont AWD, cerrando el círculo de la seguridad
Después de casi un año en el mercado, a lo largo del cual el Fiat Freemont ha recibido las 5 estrellas EuroNCAP, ahora los términos de seguridad se incrementan al máximo con la versión AWD de tracción total que acaba de llegar a los concesionarios, reafirmándolo como uno de los vehículos más seguros en su utilización bajo cualquier circunstancia de piso o agentes meteorológicos.
0 ComentariosImprimir26-03-2012  |  María P. Peña Mayor
AMPLIAR
AMPLIAR
AMPLIAR
Existe una larga tradición, certificada en muchos años, que cuando Fiat presenta un vehículo en Canarias, ese día llueve. Pues bien, la “magia” de Alfonso Ortín, director de Comunicación de Fiat Group Automobiles Spain, hizo que en la jornada de pruebas del Freemont AWD destinada a la prensa nacional, la localidad madrileña de Alcalá de Henares y sus carreteras estaban cubiertas de una inusual nevada coincidiendo con la llegada de la primavera. Por lo tanto, el escenario más adecuado para testar la versión con tracción total del monovolumen, que ahora es aún más SUV, más todocamino y más versátil.

Tracción integral activa AWD
Del tipo “on demand” (bajo demanda), la tracción integral activa AWD del Fiat Freemont está dotada de una centralita electrónica que, a través de sensores, controla la adherencia de las cuatro ruedas y decide cuándo transmitir la tracción a la parte posterior. Las posibilidades de intervención están previstas en caso de superficies de baja adherencia (barro, nieve, hielo...), para garantizar mayor tracción y ninguna limitación en el recorrido, o bien, en caso de superficies asfaltadas, para garantizar una tracción agregada y mayor seguridad en las curvas.

En particular, el sistema electrónico modula la transferencia de par motor a través de la utilización del diferencial de control electrónico ECC (Electronically Controlled Coupling). El sistema, operando sólo cuando es necesario, contribuye a minimizar el consumo de combustible. Por otra parte, el diferencial de control electrónico en el sistema AWD, es más flexible y más preciso que uno viscoso o de un sistema Torsen®. Además, la centralita actúa en interfase con el ESP y el sistema de control de tracción. Debe subrayarse que el dispositivo AWD no reemplaza al control de tracción, dado que interviene sólo en situaciones en las cuales varía la tracción entre los dos ejes (por ejemplo, cuando las ruedas delanteras están sobre hielo mientras las traseras están sobre asfalto seco o sobre pendientes pronunciadas). En cambio, en caso de adherencia diferente en los dos lados del vehículo, entra en acción el ESP.

La tracción integral “activa” no requiere input o controles. En detalle, para muchas condiciones de conducción, el sistema es pasivo y la tracción es transmitida sólo a las ruedas delanteras.

La tecnología AWD interviene optimizando la tracción y la maniobrabilidad a través de las siguientes estrategias:

Control preventivo: en esta fase, el sistema actúa sin considerar el deslizamiento de las ruedas, sino que analiza solamente la acción del conductor sobre el pedal, en base a las condiciones de conducción. Si el conductor está requiriendo mucha potencia, la tracción AWD se activa automáticamente, transfiriendo un alto porcentaje de potencia a las ruedas traseras. Esto evita el deslizamiento de las ruedas delanteras, estando la potencia repartida en todas las ruedas.

Control de deslizamiento: una segunda modalidad de funcionamiento usa los “feedback” de los sensores de velocidad de las ruedas, para determinar el par apropiado a transferir. Cuando las ruedas delanteras se deslizan, el ECU (Electronic Control Unit) activa el diferencial de control electrónico, con el fin de comenzar a transferir potencia a las ruedas traseras. En caso de arrancar con las ruedas delanteras sobre hielo (o superficie de baja adherencia) y las traseras sobre terreno seco, el sistema envía mayor par a las ruedas traseras, con el fin de reducir el deslizamiento. La potencia a las ruedas traseras es modulada también en caso de pérdida de tracción a velocidad constante. Por ejemplo, un “acuaplanning” sobre un charco de agua, el sistema puede remodular la potencia enviada a las ruedas traseras, dado que no serían necesarios valores superiores.

Mejora de la maniobrabilidad a velocidad moderada: el sistema AWD se usa para optimizar la dinámica del vehículo. En Fiat Freemont, la centralita ECU controla el par sobre las ruedas traseras, para mejorar la maniobrabilidad incluso entre los 40 y los 105 Km/h. En esta franja de velocidad, el sistema utiliza el par para las ruedas traseras en curva y en aceleración, para hacer más fácil el giro, haciendo más neutra la maniobra. Este objetivo se alcanza a través del sistema de control electrónico, preferible con respecto a los diferenciales viscosos, que transfieren el par a las ruedas traseras sólo cuando han detectado una cierta diferencia de velocidad entre los ejes delantero y trasero.

Control preventivo para deslizamientos durante las curvas a bajas velocidades: La centralita, que actúa en interfase continuamente con el sistema ESP, utiliza el sensor de ángulo de giro, para determinar cuándo el vehículo está girando en un ángulo estrecho. Esta condición induce a la centralita a reducir el par a las ruedas traseras, para prevenir deslizamientos.

Un todocamino integral
La postura de conducción al volante del Freemont es bastante elevada, al estilo de un todocamino y la visibilidad es buena en todos los ángulos. El guiado es perfecto, la dirección precisa y la suspensión ofrece un excelente compromiso entre eficacia y confort.

El motor 2.0 Multijet II de 170 CV que impulsa la versión AWD asegura el máximo equilibrio entre prestaciones, placer de conducción y consumo. Entrega un par máximo (350 Nm) desde 1.750 vueltas y constante hasta 2.500. Considerando el rango de utilización común (de 1.500 hasta 3.000 vueltas/minuto) el par nunca es inferior a 300 Nm, evitando aumentos incómodos, lo que se traduce en una gran elasticidad elástico y óptimos valores de aceleración, según el fabricante pasa de 0 a 100 km/h en 11,1 segundos y puede alcanzar una velocidad máxima de 184 km/h.

El cambio para este motor y transmisión es automático de seis velocidades, proporcionando una conducción serena y fluida, gracias a una variación reducida de las vueltas del motor cada vez que se cambia de velocidad. Por ejemplo, cuando se necesita máxima aceleración, como sucede durante un adelantamiento, al pisar a fondo el acelerador se produce una aceleración automática que facilita la maniobra sin brusquedad, incluso en las superficies deslizantes, como bien pudimos comprobar en esta ocasión.

Esta implantación mecánica, unida al marcado estilo break de la carrocería que tiene una longitud de 4,89 metros, los anchos pasos de rueda, el parabrisas ligeramente vertical y una gran habitabilidad, el Fiat Freemont AWD hace realidad el slogan de su campaña publicitaria "Todos los coches que quieras", pues sintetiza el espíritu múltiple del coche que une versatilidad y presencia en carretera, características de un SUV, la maniobrabilidad típica de una station wagon y la habitabilidad de un monovolumen de 7 plazas. Una original mezcla de estilos que reúnen en un solo vehículo las múltiples demandas que puede buscar el usuario más exigente.

Gama Freemont AWD
Está formada por tres niveles de equipamiento: Freemont, Urban y Lounge. Cada uno responde a exigencias específicas. El primero de ellos tiene ya un elevado nivel de contenidos de serie: 7 plazas, climatizador automático trizona, radio/CD/Mp3 con pantalla táctil de 4,3”, ordenador de a bordo y mandos en el volante, llantas de aleación de 17”, faros antiniebla, cruise control, TPMS (sensor presión neumáticos), keyless entry/go, child booster y alarma antirrobo.

El equipamiento Urban es aún más rico, especialmente en términos de confort y practicidad urbana, con el agregado de la pantalla táctil de 8,4” con lector de DVD, Bluetooth, sensor de luces, volante y pomo del cambio en piel, sensores de aparcamiento traseros, barras portaequipajes, asiento conductor regulable eléctrico (6 vías + 4 vías lumbares), retrovisores abatibles eléctricos, lunas traseras tintadas y espejo fotosensible.

Además de los contenidos ya presentes en los primeros dos equipamientos, el Fiat Freemont Lounge se presenta, en el exterior, con llantas de aleación de 19”, manillas exteriores de las puertas cromadas y barras longitudinales cromada mientras, en el interior, se destaca la tapicería en piel con asientos delanteros calefactables y la linterna recargable de emergencia en el maletero. En el campo de la dotación informática: navegador por satélite con pantalla táctil de 8,4” con lector DVD y lector de tarjeta SD, cámara posterior de ayuda al aparcamiento y equipo de audio Alpine con 6 altavoces premium, amplificador de 368 watt y subwoofer.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia