COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Domingo, 24 octubre - 2021 (04:59 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
II Clásica Santa Lucía (final)
Ricardo Alonso-Moisés Álvarez, victoria final en el duelo Ford Escort
Completa jornada de la vivida hoy sábado con la II Clásica Santa Lucía, que se ha significado por el largo e igualado duelo que han mantenido con sus respectivos Ford Escort los tinerfeños Ricardo Alonso-Moisés Álvarez con los grancanarios José Luis Sosa-Juan Monzón, que terminaron en este orden tras una igualdad que es preludio de una competidísima temporada. Desilusión con el naufragio generalizado de la armada portuguesa, entre averías por un lado y espíritu turístico por otro.
2 ComentariosImprimir06-03-2011  |  Juan J. Alonso
La larga etapa de hoy ha tenido un desarrollo tan intenso como apasionante. El tiempo climatológico también ha sido un efectivo colaborador de los equipos, ya que las bajas temperaturas de medianías y cumbres fueron un buen aliado para las mecánicas menos potentes o las más castigadas, haciendo que los calentones fueran menos de los habituales en estos duros tramos en subida. El asfalto solamente presentaba ligeras humedades en algunas zonas.

Como novedad, el reenganche de Carlos Padilla,que tomaba la salida con el Alfa Romeo 2000 GTV, después de que en la etapa nocturna golpeara una valla dañando el Lancia Beta Monte Carlo. Pero este no iba a ser el rallye del doctor moganero, ya que ahora se encontraba con problemas en la bobina del encendido.

Mucho peor era la terrible debacle portuguesa, ya que no tomaban la salida los BMW 2002 de Joao Queiroz-Marta Queiroz, Jose Grosso-Margarita Valente y Nuno Rodrigues-Pipa Queiroz, así como el MG B GT de Jose Braga-Jose Segarra. Tambiénse habían quedado en la primera el MG B de los tinerfeños Juan Pedro y Gustavo Escobar y el Seat 127 de los firguenses Enrique Guerra-Beatriz Cortadella.

Después de tomarse como calentamiento el TR7 que discurría por el trazado de la “Era del Cardón”, los equipos afrontaban el de “Ingenio-La Cumbre”, con las duras rampas de La Pasadilla, donde cumplir con la media impuesta no era tarea fácil, ni tampoco para los coches menos potentes que habían optado por la “media baja”. Aquí José Luis Sosa-Juan Monzón arrancan 6,6 puntos a Ricardo Alonso-Moisés Álvarez y se colocan líderes en el duelo con los dos competitivos Ford Escort.

Luis Miranda-Yeray Hernández, que partían terceros, aquí sufrían problemas de temperatura al perder agua el motor del BMW 316 por un conducto de la calefacción, descendiendo así hasta el puesto 12º de la general. El gran desnivel se ceba también el Seat 127 de Héctor Izquierdo-Roberto Febles, cediendo su cuarta plaza ante el empuje del BMW 2002 Tii de Antonio Martín-Ismael Morales, el Porsche 911 de Julio Martínez-Sergio Marrero y el BMW 1602 de Antonio Estalella-Enrique Álvarez

Roberto García-Claudio Martín, mantenían una fantástica octava posición con el modesto Honda Civic y en el noveno puesto, Anibal Rolo-Antonio Caldeira, con el bien pertrechado Datsun 1600 SS mantenían la honrilla portuguesa,después del desastre de la que parecía gran armada, unos equipos por problemas mecánicos, y otros porque se contagian de ese inevitable “espíritu turístico” que parece envolver a muchos equipos foráneos cuando desembarcan en el paraíso canario y se olvidan de que habían venido a otra cosa distinta a la holganza turística.

En el “Trofeo de Biciclómetros” se producía la gran remontada de Damián Castilla-Jesús Hernández, que con el Toyota Starlet pasaban de la cuarta a la primera plaza, con poco más de 5 segundos sobre Víctor Lorenzo-Indalecio Lorenzo con otro Starlet. Braulio Falcón-Marcos González, daban también un gran avance y se colocaban terceros con el Seat 127. Mala suerte para el equipo que había liderado la primera etapa, Julio Esperanza-Antonio Peña, que pinchaban una rueda del Lancia en la zona de Los Marteles, y gracias a que allí estaba el omnipresente Tomás “McGiver” González para echarles una mano, pero aún así pasaban a la cuarta plaza de su categoría.

Entre los que ruedan “a pelo” sin aparatos de ayuda, José Luis Sosa-Manuel Perdomo (BMW 318) mantenían una veintena de puntos sobre sus inmediatos seguidores, Manuel González Monllor-Dulce Rodríguez (BMW 320), mientras “La Pasadilla” le pasaba factura el Seat 127 de Teo Vega-Juana Rosa Santana, que cedían su tercera posición ante el VW Golf GTI de José Lubillo-José Cárdenes.

Y es que el TR8 fue una “pesadilla” para los coches menos potentes, incluyendo el Mazda 626 de Jorge y David Bethencourt, además automático. Pero la isla es así, y unas veces se sube y otras se baja. Pero en general y afortunadamente, en la regularidad se vive un auténtico espíritu deportivo y nadie se queja de nada. Hasta los problemas más gordos se toman con una sana filosofía que ni tan siquiera hay que considerarla resignación, sino como un lance más de los vaivenes deportivos.

Nuevo cambio de líder
Con 10 controles en el TR9 “Cruz de Tejeda-Artenara” sucedieron cosas importantes, entre ellas algunas penalizaciones considerables, como los 20,6 puntos con que se cargaban Sosa-Monzón frente a los 12,4 de Alonso-Álvarez, de modo que estos tomaban de nuevo el mando de la clasificación general. De igual Modo Julio Martínez-Sergio Marrero se hacían con el tercer puesto ante el gran fiasco (54,2 puntos) de Antonio Martín-Ismael Morales.

Y en medio de estas dificultades, “a la chita callando” Roberto García-Claudio Martín habían escalado hasta el quinto puesto con el Honda Civic, cuando ellos se conformaban con quedar entre los diez primeros...

El TR10, “Artenara-San Bartolomé” fue benigno para todos, así que llegaron relajados al almuerzo en el generoso buffet del Hotel Las Tirajanas, aunque a esas alturas había que anotar dos bajas importantes, la de Luis Miranda-Yeray Hernández, que habían comenzado el día terceros de la general, y la de Adrián González-Alejandro Alonso,que con el Toyota Celica habían dormido como destacados líderes de la primera etapa en Biciclómetros, categoría esta en la que Braulio Falcón-Marcos González (Seat 127) desalojaban del primer puesto a Damián Castilla-Jesús Hernández, mientras se producía una notable remontada de Julio Esperanza-Antonio Peña (Lancia Fulvia) y de Juan Manuel González-Juan Jenaro Falcón (Seat 131/1600) haciéndose con el tercer y cuarto puesto respectivamente.

La clasificación de los equipos se mantenía estable, al igual que la de todos los participantes en el TR11, la tranquila bajada de San Bartolomé a San Fernando, para acometer el segundo circuito del rallye, en este caso el de Maspalomas, más bien para el espectáculo que para la clasificación, ya que para evitar el “canibalismo” de las grandes máquinas, la penalización era la décima parte del tiempo registrado. Salvo las excepciones de la regla, se dio una gran igualdad que no tuvo reflejo alguno en las clasificaciones, casi como simple estadística este es el “top five”, Ricardo Alonso-Moisés Álvarez, 3,1 puntos; Carlos Padilla-Jorge Vila, 4,1; José Luis Sosa-Juan Monzón, 4,8; Antonio Estalella- Enrique Álvarez, 5,0 y Luis Miranda-Yeray Hernández, 5,7 puntos, estos reenganchados tras haber omitido un control.

Se le permitió dar unas vueltas de exhibición al portugués Jose Grosso con su potentísimo BMW 2002, que había abandonado en la primera etapa.

El TR13, “Pasito Blanco-Mogán” se convirtió en un apacible paseo, con penalizaciones mínimas para todos los participantes, excepto Hilario Gómez-José Ramírez (Lancia Fulvia Monte Carlo) y Juan de la Rosa-Juan J. Alonso, que estaban muy satisfechos con el estreno de motor en el Renault 8, pero ya se sabe, la felicidad nunca es completa. En los puestos de cabeza, intercambiando posiciones Antonio Martín-Ismael Morales, que pasaban a ser terceros en detrimento de Julio Martínez-Sergio Marrero, mientras Héctor Izquierdo-Roberto Febles volvían por sus fueros con el 127 convertido una vez en matagigantes y se instalaban en la cuarta posición de la general.

Más cambios en “Biciclómetros”, con salto a la primera posición por parte de Víctor Lorenzo-Indalcio Lorenzo, frente a los aruquenses Juan M. González-Juan J. Falcón (Seat 131/1600)y sobre Julio Esperanza-Antonio Peña, que realizaban una gran remontada con el Lancia Fulvia tras el pinchazo de la mañana.

Los dos últimos tramos, nocturnos, y que eran “Mogán-La Aldea” en ida y vuelta, no produjeron cambios significativos, certificándose la victoria de Ricardo Alonso-Moisés Álvarez en la general, con José Luis Sosa-Juan Monzón y Antonio Martín-Ismael Morales completando el podio absoluto.

En el apartado “Sin Equipos” clara victoria de José Luis Sosa-Manuel Perdomo, que fueron abriendo diferencias respecto a Manuel González-Dulce Rodríguez, José Lubillo-José Cárdenes y Teodoro Vega-Juana Rosa Santana.

Una mención especial para los vehículos más veteranos del rallye, el Hilman Husky de Francisco Santana-Juan S. Moreno y el VW Escarabajo de Benedicto Pérez-Antonio Ferreres, que cumplieron perfectamente acorde con su longevidad y la limitada potencia. Igualmente un merecido elogio para el “abuelo” de la Clásica, Oscar Muñoz -copilotado por Javier Pérez- que mostró una garra y coraje especiales, pilotando a sus 71 años con brío más que juvenil el histórico Lotus Elan -ex Robert T. Waid- siguiendo en la prueba pese a que desde muy temprano se les había estropeado el biciclómetro, por lo que iban a puro ojímetro y odómetro.

En el polo opuesto, un severo tirón de orejas al equipo Aridane Vega-Ernesto Domínguez (Seat 124) por conducción manifiestamente peligrosa. Con estos casos hay que tener mano dura, muy dura, y no basta con la simple exclusión que les fue aplicada, sino denegar la admisión de su inscripción para toda la temporada, porque en caso contrario se daría pie a la proliferación de estos pésimos ejemplos para la imagen de caballerosidad y comportamiento exquisito que caracteriza a la generalidad de los que practican esta especialidad, cuyo mejor aval es el respeto máximo por las normas de seguridad y circulación, como lo demuestra el hecho de que no hubo ni una sola incidencia en ruta, habida cuenta de que entre todos los participantes se recorrieron casi 40.000 kilómetros.

El “antes y después” de Santa Lucía.

Después de lo vivido este fin de semana con la prueba santaluceña, ha quedado patente y grabado con profundos carácteres que los clásicos y la regularidad son a partir de ahora algo distinto a lo conocido en nuestros lares.

El punto de inflexión que ha supuesto el trabajo preparatorio y el despliegue organizativo a lo largo de dos agotadoras jornadas, supone un reto para el resto de los clubes organizadores. Quizá no podrán alcanzar esos 65 equipos que se inscribieron en esta ocasión, será difícil, pero ahí queda el reto y no sólo en el número de participantes, sino también en el estilo.

Porque si el trabajo desplegado por Francisco “Pancho” López y José Ramírez ha sido ingente, no se ha quedado atrás la minuciosa preparación de un rutómetro que ha sido alabado unánimemente por locales y foráneos: lineal, en general por buenas carreteras, con descansos entre tramo y tramo en lugares adecuados, inmejorable la elección del Hotel Las Tirajanas para la “intendencia” de los cuerpos, además con grandes aparcamientos y un enclave de majestuosidad geográfica; perfecto el cronometraje por GPS, con el doblaje manual para corroborar la exactitud, un gran paso adelante en la tecnología al servicio del deporte... pero.... siempre hay algún pero, porque en este mundo no hay nada perfecto, todo lo ideal que fueron las cosas en la carretera, se complicaron en los tramos de los circuitos por la inadecuada situación de los controles y porque se produjo un desbordamiento por imprevisión y una serie de lagunas que deben ser anotadas para evitarlas en el futuro.

Ha sido un gran inicio de la Clásica Islas Canarias, ahora es de desear que cada una de las pruebas que restan mentengan la línea de esta, e incluso que la superen, porque sería sinónimo de éxito para la Regularidad.
Página 1 de 1   
Comentarios · 2
2 · jose 09-03-2011 07:30 h.
jose groso iba a fonde y asiendo cruzadas y casi echa 2 coches fuera de la carretera bajando de las presas asia mogan.eso nadie lo mira porke es de los grandes de delante y si en vez de padilla estampar el coche lo estampa uno de los de detras es que iba haciendo el loco.igualdad para los pobres que la inscripcion tambien la pagamos
1 · Pepote 06-03-2011 15:42 h.
Un gran trabajo el del Club de Santa Lucía, lastima que salbo Motor 2000 no tenga apenas reflejo en los medios de comunicación,
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia