COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Martes, 22 octubre - 2019 (07:24 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
VII Rallye Villa de Adeje, 30 de septiembre 1989
José Maria Ponce-Gaspar León, haciendo historia
Si tenemos un presente que nos permite mirar al futuro, es porque también hubo un pasado. El Rallye Villa de Adeje vive un espléndido presente, pero conviene echar la vista treinta años atrás para conocer a los que hacían historia en esa época, tanto en los equipos participantes, como en la Escudería Atogo que se volcaba en la organización de la prueba y el propio Ayuntamiento de Adeje, que siempre ha estado respaldando el rallye.
0 ComentariosImprimir30-09-1989  |  Juan J. Alonso / Fotos: José M. Nuez
AMPLIAR
La séptima edición del Rallye Villa de Adeje, valedero para el Campeonato Regional de Canarias y Provincial de Tenerife se disputó con un itinerario muy concentrado de 285 km, de los que 91 correspondían a los tramos cronometrados, siete distintos a doble pasada: “La Caleta” 3,0 km; “Atogo” 7,0 km; “El Frontón” 5,8 km; “La Martela” 8,4 km; “Arguayo”, 3,8 km; “Tamaimo” 5,3 km y “Llanos del Polvo” 10,6 km.

Los pilotos fueron unánimes en alabar la organización del rallye y también en criticar su dureza. De hecho ese kilometraje es similar al que se utiliza actualmente en los rallies de categoría regional, con coches mucho más evolucionados y fiables mecánicamente.

José María Ponce y Gaspar León (BMW M3) se anotaron 12 scratchs por los dos que marcaron Tomás Gimeno-Jesús Duranza (Mercedes 190 E 2.3-16) lo que da una idea del dominio que ejerció el equipo de Sauermann Competición, mientras Gimeno-Duranza se descolgaban en la clasificación consecuencia de una ligera salida que tenían en “La Martela” donde no había público que les pudiera ayudar a desenterrar el coche y cedieron casi cuatro minutos.
Mientras Ponce-León marcaban distancias sin ningún tipo de problema, detrás se registraba una muy animada lucha con Carlos Alonso Lamberti-José Sarmiento probando una nueva suspensión en el Alfa Romeo America de cara al siguiente compromiso del Rallye Islas Canarias, disputando el tercer puesto del podio a José Luis Rivero-Juan J. Cruz, con una carrocería nueva en el Mitsubishi Starion Turbo, pero sufriendo una fisura en la culata que perjudicaba el rendimiento del motor y posteriormente un bloqueo del cambio en cuarta velocidad, problema solucionado por sus asistencias cambiando la caja en apenas quince minutos, y es bueno recordar a los más jóvenes que en aquellos tiempos las asistencias de hacían al pasar la meta de cada tramo.

A partir del tercer puesto la lucha no tenía tregua con una marcada igualdad en los tiempos de Julio Martínez-José Pastrana (Volkswagen Golf GTI), Paco Saavedra-Luis Mena (Citroën AX Sport), Goyo Picar-Luis Eizaguirre (Toyota Corolla) Álvaro Alonso-Juan Pallero (Opel Kadett GSi) y Luciano Díaz-Carlos Jorge (Peugeot 309 GTI).

De hecho, tras finalizar la primera sección Julio Martínez y Paco Saavedra estaban separados por solo un segundo, mientras causaban baja Luciano Díaz por rotura de un latiguillo de frenos y Goyo Picar con problemas en la culata. Álvaro Alonso cedía tiempo al quedarse sin servodirección en el Opel Kadett.

Las altas temperaturas hacían estragos en los vehículos de grupo N, especialmente los Renault 5 GT Turbo, y los líderes Nono Domínguez-Caco Palenzuela sufrían un calentón que dejaba tocado el motor del Ford Sierra RS Cosworth.

El joven Ricardo Avero era la gran revelación del rallye, llegando al ecuador en 11ª posición con un modesto Citroën AX Sport, pero en su lucha con Pedro Cruz por la cabeza del grupo N, se salía en “Tamaimo” al rodar por encima de las posibilidades del coche, que además quedaba destrozado, aunque sin daños para los tripulantes.

El duelo entre Julio Martínez y Paco Saavedra se resolvía en la primera pasada por “Llanos del Polvo”, el tramo más largo del rallye, donde Saavedra no se sentía cómodo con la suspensión del Citroën y Julio le endosaba 21 segundos que iban a ser decisivos. Pero no todo estaba dicho, porque Saavedra seguía atacando, hasta abandonar por avería mecánica en el penúltimo tramo, “Tamaimo”, mientras Martínez alcanzaba la meta final in extremis al sufrir rotura de la junta de culata en el tramo final, “Llanos del Polvo”, el más largo del rallye.

Álvaro Alonso-Lamberti se asentaba en el quinto puesto, Tomás Gimeno remontaba hasta terminar sexto y le seguía Pedro Cruz, ganador del grupo N con su Opel Corsa GSi, a su vez vencedor del Trofeo Opel-Rocar Tenerife. En el Gran Premio Autensa-Renault vencía el equipo Roberto González-Miguel Morales, pese a que sufrían rotura de embrague en el Renault 5 GT Turbo a falta de un tramo, logrando llegar a la meta final de forma milagrosa.

Entre aquellos participantes encontraban dos pilotos que hoy se dedican a la información automovilística: Sixto Escobar, copilotado por José M. Solana en el Peugeot 205 GTI de grupo N, terminaba en un destacado 17º puesto de la general; por otra parte Cecilio Delgado era uno de los que engrosaba la lista de abandonos con vehículos Renault 5 GT Turbo, cuyos motores se veían muy afectados por el calor que se abatía sobre los tramos sureños en la fase diurna.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
Ediciones Especializadas del Motor, S.L. © Copyright 2019 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia