Imprimir  Imprimir
Motor 2000
XII Rallye Islas Canarias (20-21 de octubre 1990)
Jesús Puras, de Tenerife al título nacional de rallies
La denominación “Islas Canarias” viene siendo recurrente en varias épocas y por distintos organizadores. Por su interés histórico vamos a desempolvar la última edición de las disputadas en Tenerife, bajo organización de la Escudería Anaga, y el título “XII Rallye Internacional Islas Canarias”, organizado por la Escudería Anaga, y que también podía considerarse el XIV Rallye Ciudad de Santa Cruz, con el que se había refundido.
20-10-1990  |  Juan J. Alonso / Fotos: José Manuel Nuez
Antes hubo otra época, la primera del Rallye Islas Canarias, años 1974 a 1977 con organización conjunta a cargo de las federaciones de Las Palmas y Tenerife (entonces presididas por Jesús Benjumea y el doctor Luis Carrasco) compartiendo una etapa en cada isla y con unos rutómetros durísimos al combinar asfalto y tierra en sus dos primeras ediciones, a partir de 1975 se alternaban las islas, eliminándose los entonces problemáticos desplazamientos vía marítima de todo el operativo.

Como datos para la estadística, aquellos iniciáticos Islas Canarias, cuando el Campeonato de España llegaba al archipiélago, fueron ganados por José Manuel Ucha-Jesús Segura (Fiat 128 Rally), Antonio Zanini-Eduardo Martínez (Seat 1430/1800), Manuel de Aguilar-José M. Sarmiento (Toyota Celica GT), Miguel Ángel Domínguez-Jorge Blanco (Mitsubishi Lancer 1600 GSR) y Ángel Dávila-José Ortega (BMW 2002 ti).

La segunda época del Rallye Islas Canarias se producía cuando la Escudería Anaga lograba llevar el Rallye Ciudad de Santa Cruz al Campeonato de España, decidiendo entonces recuperar la denominación Islas Canarias y centralizarlo en La Laguna, concretamente en la emblemática Plaza del Cristo, como ocurrió en la temporada 1990, quizá con la edición más disputada por la calidad de vehículos y pilotos.

Más reciente y en la memoria de todos es la actual era del Rallye Islas Canarias, que desde la temporada 2010 es el continuador deportivo del legendario El Corte Inglés, y que está en la memoria reciente de todos los aficionados.

En el mes de octubre se cumplirán nada menos que 30 años de aquel XII Rallye Islas Canarias, que organizaba uno de los mejores equipos de trabajo que ha tenido el automovilismo canario: la Escudería Anaga, comandada por el recordado e incansable Fernando Guisado “Fafa”, al que acompañaban entre otros José F. Déniz, Claudio Yanes, Elías González, María Eugenia Guimerá, Alejandro Núñez, Francisco García, Miguel Ángel Arvelo, Rafael Ramos, etc; con Pablo Estévez como jefe de Cronometraje, y Javier de Armas Feria como responsable de relaciones con la Prensa.

Impensable hoy día la sustanciosa bolsa de premios, nada menos que 2,5 millones de pesetas, que se repartían de la siguiente forma: 1.700.000 para los 15 primeros de la general (370.000 al equipo ganador) 365.000 pesetas para distribuir en Grupo N; 320.000 entre los primeros de Grupo A y 115.000 para los escasos participantes que entonces había en Grupo B.

El rutómetro constaba de dos etapas con un recorrido de 572,150 km, de los que 180,700 correspondían a los 16 tramos cronometrados, sucesiva repetición de: “Porís-Arico” 9,300 km, “Atogo” 7,150 km, “Cruz de Tea” 18,800 km, “Cumbre Las Mercedes” 10,450 km; “El Bailadero-San Andrés” 10,500 km, “Araya-Caletillas” 8,250 km y “Las Canteras” 10,250 km.

La primera sección, que se iniciaba a las 12.00 horas del sábado 20 desde la Plaza del Cristo constaba de un 3x3 formado por los tramos de “Arico”, “Atogo” y “Cruz de Tea”, donde se producía un absoluto dominio de Puras con el Lancia Delta Integrale de la Jolly Club, ya que se anotaba los nueve scratchs, secundado por Pep Bassas (BMW M3) y José María Bardolet (Ford Sierra RS Cosworth) que se alternaban en las siguientes posiciones. Los canarios más cercanos, sin opciones de luchar por el triunfo, eran Tomás Gimeno (Mercedes 190 E 2.3-16) y Carlos Alonso-Lamberti (Alfa Romeo 75 America) hasta que se producía en el abandono de éste por rotura de una válvula del Alfa en la segunda pasada por “Cruz de Tea”.

José María Ponce tenía problemas de alimentación en el BMW M3, perdiendo más de dos minutos en el primer tramo, y aunque continuaba en carrera para poner a punto el coche de cara al inmediato Rallye El Corte Inglés, sin embargo iba a abandonar en el TC7 al no poder solucionar los fallos de gasolina.

Detrás de los citados se desarrollaba la lucha del Grupo N segundo a segundo, aunque ya en el TC1 se salía espectacularmente Juan Carlos Otamendi (Ford Sierra Cosworth) mientras con otros tres Ford se batían Goyo Picar, Manuel Mesa y el asturiano Cele Foncueva, pero en esa feroz lucha Picar perdía un puñado de segundos al salirse en “Atogo” y posteriormente abandonaba por problemas eléctricos; Mesa causaba baja por rotura de suspensión y Foncueva perdía unos nueve minutos en “Atogo-3” por problemas mecánicos. Antonio Ponce, que hacía su carrera con el BMW M3 al no poder seguir el ritmo de los Ford, se encontraba así en cabeza.

En esta sección también había que anotar la prematura baja baja de Álvaro Alonso-Lamberti por rotura de motor en el Opel Kadet GSi de Grupo A.

La segunda sección, nocturna y bajo la lluvia, fue bastante problemática, aunque no para los tres primeros clasificados, ya que las respectivas diferencias eran amplias entre sí, por lo que se puede decir que arriesgaron lo justo, sobre todo el líder Jesús Puras, que con este resultaba garantizaba el título nacional de rallies, pues de hecho le ganaron varios tramos los catalanes Bassas y Bardolet, de modo que las posiciones se mantuvieron inalterables.

Como suele ocurrir en estos casos, errores en las montas, o la carencia de neumáticos para agua, se traducían en pérdidas de tiempo, e incluso alguna salida de carretera, como le ocurrió a Tomás Gimeno, que de los 2’30” de ventaja que tenía sobre Toñi Ponce en la primera parte, una salida de carretera le hacía perder alrededor de dos minutos, mientras el grancanario se mantenía firme y terminaba a medio minuto del Mercedes.

La noche y el agua eran los mejores aliados para las pequeñas monturas de grupo N, como era el caso de Gonzalo Pérez, que terminaba séptimo de la general con el Citroën AX Sport, tras haber firmado un espectacular cuarto puesto en la bajada de “El Bailadero” cuando más fuerte era la lluvia. La cerrada pelea entre Miguel A. Cruz (Opel Kadett GSi), Luciano Díaz (Citroën AX Sport) y Josep Arqué (Peugeot 205 Rallye) fue finalmente para el primero, aunque no exento de problemas, como una peligrosa y súbita apertura del capó. Luciano finalizaba noveno, bajando tres puestos respecto a la primera etapa, debido a la falta de neumáticos y a realizar un “Bailadero” pinchado y con slicks. Arqué finalizaba octavo y primero en el Desafío Peugeot con casi un minuto de ventaja sobre Joan Sasplugas.

La Copa Autensa Renault fue ganada por Roberto González con más de dos minutos de ventaja sobre Antonio Álamo. La Copa Shell-Peugeot terminaba con solo tres participantes en meta, y después de varios cambios de líder, el vencedor era Severiano Ramos con un minuto de diferencia sobre Juan C. Grillo, registrándose importantes bajas, como las de Paco Martín, José Ángel Figueroa y Lorenzo Raya, a éste le bastaba terminar tercero para adjudicarse el título de la Copa.

Una semana después se disputaba el XIV Rallye El Corte Inglés, cuyo podio quedaba configurado por Pepe Basas (BMW M3) como vencedor, seguido por Enrico Bertone (Lancia Delta Integrale) y Carlos Alonso-Lamberti (Alfa Romeo 75 America), pero esta es una historia que ya hemos relatado con anterioridad en esta sección de “Retromotor”.











www.motor2000.net © Copyright 2020 - Todos los derechos reservados