Imprimir  Imprimir
Motor 2000
XVI Subida a Tamaimo, 27 marzo 1988
Mínima participación y triunfo de Tomás Gimeno
En estos inciertos días de un mes de marzo convulsionado por la pandemia Coronavirus, tocaba echar un vistazo a las efemérides del automovilismo canario, y nos hemos encontrado que hace 32 años, el 27 de marzo del año 1988 se disputaba la XVI Subida a Tamaimo, que en aquellos momentos pasaba por sus momentos más bajos, con una mínima participación que puede llamar la atención a los jóvenes que solo han conocido una prueba que supera ampliamente el centenar de participantes.
27-03-1988  |  Juan J. Alonso / Fotos: José M. Nuez
Con una reglamentación que prohibía la participación de los grupos R en asfalto, y medidas restrictivas en los grupos B, la Federación Tinerfeña se encontraba con la sorpresa de que solo 27 pilotos habían respondido a la convocatoria. Además, en las verificaciones los comisarios técnicos se mostraban inflexibles y varios vehículos no eran autorizados, por lo que serían solo 18 los que iban a dejar el récord negativo de Tamaimo en número de participantes.

Con la primavera recién estrenada, aquel domingo de marzo estuvo castigado por un severo calor que iba a jugar un importante papel en la adherencia de los neumáticos sobre el siempre deslizante asfalto de este trazado. A medida que avanzaba la jornada, más subía la temperatura, y varios participantes no podían mejorar sus tiempos de entrenamiento en las mangas oficiales.

Por si esto no fuera suficiente, en la segunda manga oficial buena parte de los pilotos se veían parcialmente ralentizados por banderas agitadas y el público invadiendo la calzada a causa del aparatoso accidente que sufría Sergio García-Roady con su BMW M3 en la famosa “curva del supermercado”, aquella donde en la temporada 1983 se producía un desgraciado accidente. Esta circunstancia daba lugar el deportivo detalle protagonizado por ese gran caballero que siempre fue Nono Domínguez, deteniendo su Lancia para interesarse por el estado del piloto, su rival más directo en Grupo N, perdiendo un considerable tiempo y dando ejemplo de los valores morales y humanos que siempre distinguieron al recordado piloto orotavense.

Juan García Lemus, que con el Peugeot 309 GTI había dado la sorpresa en entrenamientos con el cuarto tiempo absoluto, volcaba en la primera oficial cuando medía sus fuerzas con los tenores de Grupo N.

Con todo ello, Tomás Gimeno lograba el mejor crono con el Mercedes 190 E 2.3-16, incluso rebajando en algo más de un segundo el récord de Grupo A que tenía él mismo con el Volkswagen Golf GTI. Melchor Dávila trompeaba con el Renault 5 Turbo desequilibrado por el mayor peso y ruedas más estrechas que imponía la normativa de Grupo B, y el siempre afinado Paco Saavedra, que no se veía afectado por la incidencia de Roady, aprovechaba para colarse en la segunda posición con el Citroën Visa de Auto Laca.

Con sus tiempos de la primera manga, quedaban detrás los duelistas del Grupo N, con “Nono” Domínguez como vencedor por 20 centésimas de diferencia sobre Sergio García-Roady; su hermano Lorenzo, adaptándose a otro BMW M3, ocupaba la sexta posición, seguido por Manolo Quintero con Peugeot 205 GTI.

En el Trofeo de Promoción competían cuatro pilotos, entre los que se imponía Francisco Salamanca con Volkswagen Golf GTI.

Pese a la ola de calor y la escasa participación, los aficionados respondieron masivamente, tal como si estuviera compitiendo el mismísimo Juan Fernández de los mejores tiempos. Y es que desde esa época ya se había acuñado una frase que se iba a mantener al paso de los tiempos “Tamaimo es Tamaimo”.
www.motor2000.net © Copyright 2020 - Todos los derechos reservados