Imprimir  Imprimir
Motor 2000
Motor & Sport Institute: el templo del automovilismo
Desde que se inauguró el pasado mes de octubre, han sido muchos los invitados de renombre que han visitado las instalaciones del MSI, y todos coinciden en que es un proyecto único. Por su equipamiento, sus acabados, su nivel tecnológico, y porque trata una rama poco atendida en nuestro país: la formación de nuevos ingenieros motorsport.
31-12-2018  |  Aythami Alonso / Fotografía: Micael Löfgren y MSI
No conozco dentro del automovilismo español a nadie que, sin ser un ídolo por sus éxitos como deportista, sea tan querido y admirado como Teo Martín. Este empresario madrileño se ha convertido en un personaje clave para la historia del automovilismo español. Ya lo era desde la época de los ´80 por su labor de mecenazgo, pero tras la inauguración de este macroproyecto a las afueras de Madrid se ha consagrado como protagonista de la exportación de nuestro automovilismo al más alto nivel.

La historia del MSI comienza a gestarse en la primavera de 2015 cuando Teo Martín Motorsport recibe en sus instalaciones de San Martín de la Vega (Madrid), junto a Desguaces Teo, a un grupo de universitarios en práctica. Éstos, a punto de graduarse, jamás habían tocado un motor, ni una transmisión, ni habían descargado un pack de datos, por lo que tienen que enfrentarse sin experiencia alguna al seguimiento del McLaren 650 S GT3 en una competición tan exigente como el International GT Open.

Esta situación remueve la conciencia de Teo Martín y comienza a dar rienda suelta a su inquieto espíritu emprendedor, de tal forma que un año más tarde adquiere un terreno en Alcorcón, a los pies de la M-40, con el ‘skyline’ de Madrid al fondo. Junto a su hija Raquel (arquitecto) comienzan a dar forma a un proyecto titánico. La obra se inicia en julio de 2016 y se inaugura en octubre de 2018, invirtiendo en la misma cientos de horas de sueño, desvelos y un montante económico cifrado en “No sé lo que me he gastado. Si hubiéramos hecho un estudio de viabilidad nunca se hubiera llevado a cabo esta obra…” sentencia un Teo Martín con brillo en su mirada. Una luz que ilumina la cara de las personas de éxito que afrontan lo retos seguras de sí mismas y sin miedo al fracaso.

Cuatro plantas racing
El MSI se distribuye en cuatro niveles: el -1 alberga los bancos de motores, pintura, chasis, centro de alto rendimiento, simuladores y comedor. La planta calle nos recibe con un hall y tras éste el taller de competición. En la primera planta se ubica el museo, y en la segunda planta la zona de formación en asociación con la Universidad Francisco de Vitoria (UFV).

La totalidad del MSI ocupa una superficie de 12.000 m2, bajo los cuales se distribuyen los seis pilares que sostienen la razón de ser de este proyecto: Universidad, Motorsport, eSports, Bio Engineering Center, Centro Tecnológico y Museo.

Universidad Francisco de Vitoria
En la planta 2 se ubica el espacio dedicado a la formación académica, fruto del acuerdo firmado con la Escuela Politécnica Superior UFV por el que este curso 2018/2019 se ha comenzado a impartir el nuevo Grado de Ingeniería de Sistemas Industriales, con las menciones de automoción, organización industrial, tecnologías industriales y robótica.

Para ello cuenta con 10 aulas equipadas con la última tecnología audiovisual, rodeadas de un ambiente luminoso, moderno, de ‘co-working’. Como fuente de inspiración cuenta con la presencia de un Audi R18 TDI LMP1 presidiendo el centro del hall, vigilado por un Fórmula 1 HRT. Al fondo se sitúa una amplia biblioteca.

Aparte de este espacio dedicado en exclusiva a la Universidad, la planta 0 cuenta con zona de laboratorios donde los estudiantes pueden hacer prácticas de robótica, física, química y dinámica de fluidos.

El Museo
La de Teo Martín es una de las colecciones privadas más importantes del mundo y la de mayor vinculación con la historia del automovilismo español, dada la integración en ella de la única escudería española que ha disputado el certamen de Fórmula 1: el equipo HRT, que fue adquirido en su totalidad por Teo en el año 2013.

Esta planta 1 queda reservada a una parte de la historia reciente del automovilismo nacional e internacional, dando cabida en un lateral a vehículos de circuito de ámbito español (se coló el BMW M3 Grupo A de Pep Bassas y Antonio Rodríguez), además de tres unidades HRT de F1; en el lado opuesto quedan expuestas unidades exclusivamente de rally (Grupos A, B y WRC), destacando la cesión a cargo de Volkswagen Motorsport de la unidad Polo WRC que corrió Sébastien Ogier en el Cataluña de 2016.

En el centro del museo se concita una mezcla de circuito (DTM y GT), con rally nacional e internacional, entre los que destaca el Porsche 911 SC que perteneció a Medardo Pérez, anteriormente a Beny Fernández, y con el que Jean Pierre Nicolas ganó un Rally de Monte Carlo.

Con acento canario
El empresario madrileño ha ido nutriendo su colección privada de unidades procedentes de las Islas Canarias, que a su vez estuvieron en manos de pilotos extranjeros con anterioridad. Éstas son las monturas y los pilotos canarios que las han conducido:


• BMW 320 ST: Domingo Ramos
• BMW M3: José María Ponce (aún en estado de restauración)
• Ford Sierra Cosworth: José Luis Rivero
• Lancia 037: Medardo Pérez
• MG Metro 6R4: Aythami Alonso
• Opel Ascona 400: Nono Domínguez
• Porsche 911 SC: Medardo Pérez
• SEAT Córdoba WRC Evo 2: Flavio Alonso, Óliver Rodríguez, David García


“Mi oficina de todos los días”
Muchos son los pilotos y copilotos amateur que presumen en redes sociales con la frase: “mi oficina para el fin de semana”, incluyendo la foto de su puesto de conducción o de navegación, en alusión a su inminente participación en una prueba automovilística.

Teo Martín posee una verdadera oficina racing, con un Lancia Stratos (mi coche de competición preferido de todos los tiempos) en la puerta. Y en un lateral, separado por una cristalera, toda la colección descrita anteriormente. “Cuando mi hija me propuso trasladar mi oficina aquí no me hizo mucha gracia, pero ahora veo lo que tengo al lado y me encanta…”, concluye el afable autor intelectual y material de este faraónico proyecto bautizado como Motor & Sport Institute.

Taller de competición
Reservado al mantenimiento de los vehículos de competición de Teo Martín Motorsport, en la planta 0 encontramos un taller con acceso directo desde la zona de logística, donde estacionan los trailers. A un lado se trabaja en los turismos y en el opuesto los monoplazas, constando de 10 boxes en total, todos ellos equipados con material ‘Lista’, al igual que el resto de departamentos.

En el momento de nuestra visita se encontraban ocupando tres boxes los BMW M6 GT3 con los que el equipo madrileño ha disputado el International GT Open 2018, confirmándonos el propio Teo que para 2019 serán sustituidos por otro fabricante aún por decidir.

Centro tecnológico
La vertiente de diseño, desarrollo, análisis y fabricación de un vehículo de competición ostenta un gran peso específico en el MSI, que dispone de todo lo necesario para construir un coche de carreras, desde el inicio de su concepción a partir de una hoja en blanco hasta que llega el momento de pisar el asfalto.

En el nivel -1 se encuentra gran parte del equipamiento destinado a fabricación y desarrollo, comenzando por la zona de motores, que cuenta con un banco de rodillos para coches y otro para motos, ambos del fabricante Maha. En un departamento anexo se ubican sendos dinamómetros de la marca GTI Sistemas.

La zona de composites cuenta con autoclave para el curado de las piezas fabricadas a partir de materiales compuestos, un plotter para cortar los paños de fibra por control numérico, y una cabina de refrigeración donde se almacena el stock de fibra de carbono a temperatura constante. Todo el departamento de fibra se encuentra climatizado dada la necesidad de estabilidad ambiental que precisa este material.

En la planta sótano hay cabida para el departamento de aerodinámica, cuyo corazón es un túnel de viento a escala 1/4, cuya velocidad máxima a la que puede ser impulsado el aire es de 300 km/h.

La zona de pintura cuenta con área de colorimetría, vinilo y dos cabinas, una de pintura y la otra de secado.

En el área de chasis se dispone de todo el equipamiento necesario para la fabricación de un bastidor desde cero, o reparar uno dañado: dobladora de tubos, plegadora, cizalla, torno de mecanizado, maquina de corte por chorro de agua, soldadura tig, y una bancada.

Una de las joyas de la corona del MSI es la plataforma de siete postes (7 post rig), o potro de tortura, sobre el que se posicionan las cuatro ruedas del vehículo y éste comienza a ser “sacudido” simulando las condiciones reales de los movimientos de suspensión, e incluso la oscilación de la carrocería en aceleración, frenada o curva y hasta la variación de altura por la carga aerodinámica.

Esto permite optimizar los tarados y cinemática de suspensión de un vehículo sin necesidad de rodar en pista previamente, acortando enormemente el tiempo de desarrollo, aunque finalmente es imprescindible validar el resultado sobre un trazado real.

En un recinto anexo se sitúa el departamento de metrología, encargado de medir nanométricamente cualquier objeto o superficie. Los técnicos encargados del montaje de la plataforma emplearon una semana en calibrar su posicionamiento con un margen de error inferior a 1 micra.

En el mismo pasillo encontramos el departamento de impresión 3D, cuya función principal es el prototipaje rápido, es decir, diseñar una pieza en ordenador, imprimirla en tres dimensiones, validarla sobre el vehículo y proceder a fabricar los moldes para su posterior construcción en carbono o material ligero.

Para la construcción directa de piezas a partir de bloques sólidos, principalmente aluminio, se dispone de un tornos de control numérico CNC y un 5 ejes CNC, que reciben la información directa desde el ordenador y proceden a dar forma al diseño que ha creado el ingeniero, para lo cual van cambiando automáticamente de herramientas de corte y desvastación adaptadas a cada fase del proceso.

eSports, tendencia creciente
Los eSports son la principal tendencia del entretenimiento y el deporte del siglo XXI con más de 300 millones de espectadores a nivel mundial y 1000 millones de ingresos, por lo que en MSI también hay hueco para el mundo virtual.

Por un lado, como pilar principal, se encuentra la eSports Driver Academy que se lanzará próximamente y que se convertirá en la primera academia para pilotos virtuales de eSports a nivel mundial. En ella se encuadra un plan de formación integral para los pilotos virtuales único en el mundo y homologado por la Real Federación Española de Automovilismo.

Dinámica vehicular, adquisición de datos, marketing, uso de redes sociales, protocolo y atención a los medios o valores y ética del deporte serán algunas de las ramas teóricas y prácticas en las que se formará a los pilotos de la eSports Driver Academy del MSI.

Anexa a la sala de eSports se encuentran los simuladores profesionales de karting, monoplazas y turismos, todos ellos enfocados a la especialidad de circuitos, y que este año han sido contratados por varios equipos del mundial de turismos WTCR.

Centro de alto rendimiento y bio-ingeniería
En la planta sótano, junto al espacio reservado para los eSports y simuladores, tiene su punto de encuentro la preparación física y sicológica del piloto, contando para ello con la tecnología más avanzada en este campo y la particularidad de que gran parte del equipamiento está enfocado específicamente al entrenamiento de la musculatura que más utilizan los deportistas de las cuatro ruedas, como son cuello, tríceps, bíceps, lumbares, cuádriceps, además de vista, reflejos, equilibrio, resistencia aeróbica, etc.

Llama la atención la presencia de dos bicicletas estáticas en sendas saunas, tratando de simular el esfuerzo físico en un cockpit a 60º. Junto a las saunas tenemos una piscina de poca profundidad, pero con flujo de corriente en contra. En la zona exterior del gimnasio, al aire libre, un rocódromo, y una pequeña pista de atletismo sobre tartán.

Uno de los apartados más importantes de esta área de preparación física es el reservado a bio-ingeniería, que tiene a su disposición profesionales con experiencia en Fórmula 1, servicios de fisioterapia y osteopatía, seguimiento y planificación por un departamento clínico especializado, estudios periódicos de biomecánica del deportista, evaluación mental y coaching durante el período deportivo, entrenamientos hiperbólicos y de clima controlado, o trabajo de nutrición pre y post competición.
Enlaces de la Noticia
www.motor2000.net © Copyright 2019 - Todos los derechos reservados