COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Miércoles, 28 octubre - 2020 (09:18 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Desde mi Atalaya -con mayúscula-
Nuevos tiempos, nuevas formas
0 Comentarios13-07-2020  |  Juan José Alonso Prieto
Mañana se cumplen cuatro meses desde aquel 14 de marzo en que, a causa de la pandemia Covid-19, el Gobierno declaró el “Estado de Alarma” y confinamiento en todo el país, con interrupción de numerosas actividades públicas, empresariales y por supuesto deportivas, incluyendo el automovilismo, en el caso que nos ocupa.

Aquel “tsunami” social, laboral y económico se tradujo en una sociedad paralizada para evitar contagios, los deportes quedaron “confinados” y el automovilismo en punto muerto y con el motor parado en todo el territorio nacional.

El calendario de competiciones cayó como un castillo de naipes derribado por un vendaval. Lógicamente la seguridad sanitaria de la población era, y sigue siendo, lo prioritario.

Fruto de aquel pánico hacia lo desconocido y en un panorama plagado de contagios y víctimas mortales, el tan criticado macro calendario de pruebas deportivas en el archipiélago canario se cubrió de pruebas aplazadas, y otras suspendidas drásticamente, en un viraje hacia lo negro sin contemplaciones para soslayar cualquier tipo de responsabilidad.

Con la mejora de la situación sanitaria del país, y aquellas “fases del proceso desescalada”, la RFEdA creó el Grupo de Trabajo para la vuelta a la competición, elaborando un Protocolo Sanitario Complementario que fue aprobado por el Consejo Superior de Deportes el 31 de mayo, abriendo así la puerta a la celebración de competiciones en el marco de una normativa englobando a todos los actores: equipos, oficiales, servicios médicos, e incluso aficionados.

Esta posibilidad y su conglomerado de disposiciones a cumplimentar por el colectivo, especialmente por parte de los organizadores, tuvo sobre estos un efecto disuasor derivado de la complejidad, tanto burocrática como real, y muchas de las pruebas aplazadas pasaron automáticamente al epígrafe de “suspendidas”. Tampoco fue ajena a esta situación la posición de algunos ayuntamientos y cabildos respecto a la celebración de actos con asistencia masiva de público, cerrando la puerta a los deseos de algunos organizadores, y a otros dándoles el argumento perfecto para eludir los compromisos organizativos, escondiendo así su incapacidad y/o carencias estructurales.

Por el contrario, ha habido otras entidades que han aceptado el siempre complejo desafío organizativo, ahora incrementado con las nuevas exigencias administrativas para el cierre de carreteras y la redacción de normativas sanitarias que deben ser aprobadas por la Consejería correspondiente.

El primer ejemplo de “sí se puede” fue cumplimentado a la perfección por el Rallye Villa de Santa Brígida, especialmente en materias como delimitación de aforo y distancias en el parque de trabajo, control de temperaturas a participantes, oficiales, prensa, etc, utilización de mascarillas y geles hidroalcohólicos, así como recomendaciones a público y aficionados, con aforo máximo de personas en los “puntos calientes” de los tramos.

Este ejemplo de posibilidad efectiva, con repercusión incluso a nivel nacional, ha tenido seguimiento por parte de otros organizadores que preparan próximas citas con las nuevas fechas de sus competiciones. En cambio no ha sido suficiente para remover de sus posiciones inmovilistas a otros organizadores, que siguen en su actitud de hibernación en espera de tiempos mejores.

Así, el ejemplo satauteño, con las nuevas formas implementadas por los nuevos tiempos, se traduce en la continuidad de un calendario deportivo que, a partir del uno de agosto, toma una cierta velocidad de crucero en el archipiélago canario con la Subida de Juncalillo, y dos semanas después con el Rallye Isla de Gran Canaria, entrando en una fase de “nueva normalidad” que permitirá una actividad remarcada por la llegada de monturas de nueva generación y, además, remarcada por la respuesta participativa de pilotos y equipos, que están colmatando con semanas de antelación los “numerus clausus” impuestos por los organizadores en base a las disponibilidades de espacios para las zonas de trabajo.

Nuevas formas y nuevos tiempos que es de desear se mantengan con la colaboración de todos los implicados y, por supuesto, con la evolución positiva del Covid-19, ya que una regresión supondría retornar a la época de inactividad.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2020 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Entrada