COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
Recibir Newsletters  Síguenos en YouTube.com  RSS
Jueves, 18 enero - 2018 (09:59 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Volkswagen varía el rumbo: Arteon
Dando un giro radical a experiencias anteriores, la firma germana ha dado a luz un nuevo concepto de berlina bautizada como ‘fastback’, donde predomina el dinamismo visual, al que se suma un batallón tecnológico que nos aporta un formidable nivel de seguridad y confort.
0 ComentariosEnviarImprimir03-01-2018  |  Aythami Alonso / Fotografía: Micael Löfgren
AMPLIAR
De los extintos Phaeton y CC ha surgido una acertada combinación en la que destaca principalmente un cambio estructural de su carrocería, como es la inclusión de un amplio portón para el maletero, que convierte al Arteon en una berlina de cinco puertas con un claro corte cupé, encargado de aportar dinamismo visual al conjunto, además de una silueta fundamentada en trazos y proporciones deportivas.

El jefe de diseño de Volkswagen, Klaus Bischoff, ha definido al Arteon como un ‘Business Class-Gran Turismo’, es decir, la combinación del lujo y la elegancia de una berlina clásica con la deportividad propia de un GT, incorporando un recurso guardado en el baúl de los recuerdos como es el estilo ‘fastback’, aplicado a la resolución de la zaga, en la que sobresale la gran superficie acristalada del portón y la práctica ausencia de paneles planos, emergiendo líneas de expresión y detalles tridimensionales desde cualquier ángulo de observación. La versión R-Line incorpora un pequeño labio de carbono a modo de apéndice aerodinámico sobre el borde superior del portón.

Trasladándonos al frontal, lo primero que llama la atención es que el expresivo capó se apoya sobre las aletas en su totalidad, ensanchando visualmente el morro, el cual parece más extenso que en el Passat, a pesar de que el ancho de vía delantero es prácticamente calcado entre ambos modelos.

Desde el pseudo-guardabarros arrancan dos marcadas líneas de carácter que recorren con precisión el perfil del Arteon, dando forma a unos vigorosos hombros, sobre los que descansan las lunetas, cuyo perfil dibuja lo que los diseñadores han denominado la DLO (Daylight Opening-apertura a la luz de día), destacando un elemento característico de los grandes cupés, como es la ausencia de marco en las ventanillas.

La penetrante mirada del Arteon está encomendada a unos grupos ópticos de tecnología LED, que acogen además la luz diurna, dando paso a una doble calandra formada por dos lamas superiores que interseccionan con el emblema VW, y la parte inferior con cuatro lamas sobre las que cuelga la matrícula. Llama la atención el delgado apéndice que alarga el capó sobre la calandra, que parece fruncir el cejo.
Y, por otro lado, el paragolpes delantero totalmente diferente entre las versiones Connect y R-Line.

La utilización de la versátil plataforma MQB, con el motor instalado transversalmente, es culpable de que el Arteon se asiente sobre unas cotas que le confieren una apariencia dinámica, principalmente por sus cortos voladizos y sus proporciones compactas, con una longitud relativamente contenida (4.862mm), combinada con una extensa distancia entre ejes (2.841mm), que sumados a una altura muy baja (1.427mm) y anchura amplia (1.871mm sin retrovisores, 2.127mm con retrovisores) confluyen en una planta atlética y sólida.

Sobriedad interior
Donde no existen sorpresas es en el habitáculo, que proviene íntegramente de su hermano menor el Passat, aunque con la única salvedad del mayor espacio para las piernas que disponen los tres pasajeros posteriores, destacando además el volumen de carga del maletero, que se sitúa en 563 litros (23 litros menos que el Passat) ampliable a 1.557 con los respaldos de los asientos abatidos, y la ventaja que supone la presencia de un amplio portón que facilita el acceso al espacio de carga.

El salpicadero está recorrido transversalmente por una salida continua de aire del climatizador, interrumpida justo en el centro del tablero por un reloj analógico, bajo el cual se sitúa la pantalla del sistema multimedia, que en el caso de la unidad cedida por Domingo Alonso, en acabado R-Line, tiene un tamaño de 9.2” por tratarse del tope de gama, es decir, Discover Pro con función de control gestual, a lo que se suman las dos joyas de la corona, el cuadro de mandos digital (Digital Cockpit) y el ‘head-up display’.

En cuanto a ayudas a la conducción, el Arteon equipa todo el arsenal disponible en el Grupo VAG, comenzando por la segunda generación de la asistencia de emergencia, que en caso de desvanecimiento del conductor es capaz de dirigirse automáticamente al carril derecho y detener el vehículo fuera de la calzada mientras efectúa una llamada de auxilio.

Por supuesto, no puede faltar el control de crucero adaptativo, el asistente de salida de carril, luz de curva dinámica proactiva, sistema de protección de ocupantes Precrash, reconocimiento de señales de tráfico y cámara de visión trasera.

Conducción deportiva
La disposición de batalla larga y anchos de vía generosos permiten al Arteon ofrecer una sensación al volante muy agradable, especialmente deportiva en la versión R-Line que hemos probado, dotada de suspensión adaptativa DCC, modos de conducción programados y neumáticos 245/35-20.

A partir de estos condimentos y el toque final de la dirección progresiva es fácil deducir que esta versión del Arteon invita a exprimir sus posibilidades mecánicas, encomendadas en este caso al soberbio motor 2.0 TSI de 280 CV, acoplado a un cambio DSG7 y tracción total 4Motion, un conjunto que no ha sido dispuesto para ir a recoger a los niños al colegio, precisamente.

Este cóctel preparado por los chicos de Wolfsburgo pretende saciar a los usuarios más exigentes, con la particularidad de que seleccionando el modo de conducción ‘Confort’ obtenemos un alto grado de comodidad, sin llegar a los extremos de una berlina de representación corriente, para lo cual es preferible decantarse por la versión Arteon Connect.

En cuanto a prestaciones puras, el Arteon 2.0 TSI de 280 CV 4Motion disfruta una capacidad de aceleración 0-100 km/h apabullante, con un registro de 5.6”, a lo que se suma su velocidad punta de 250 km/h, inalcanzable en nuestras carreteras. Como consumo medio el fabricante anuncia 7,3 litros/100 km, aunque en conducción real bajo nuestras particulares condiciones orográficas la cifra se eleva hasta los 8,2 litros, que no está nada mal por lo que ofrece a cambio.

Finalmente me gustaría destacar el precio de partida del Arteon en Canarias, que para su modelo de acceso (2.0 TSI 150 CV) se sitúa en unos competitivos 29.400 euros, una cifra realmente ajustada teniendo en cuenta el amplio equipamiento que ofrece el acabado Connect, factor que lo sitúa en posición privilegiada, aunque es una lástima que este segmento haya perdido peso específico en favor del insaciable crossover
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre:    E-mail: 
  
  • Para que un comentario sea publicado, deberá validarse con el correo eléctronico del usuario, que será verificado por el administrador.
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Recomendar Web   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
Ediciones Especializadas del Motor, S.L. © Copyright 2018 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia